Digest

 

El rascado persistente, además de molesto, provoca enrojecimiento y lesiones cutáneas. De hecho, rascarse puede irritar tanto la piel, que el cuadro se va agravando pudiendo llegar a cronificarse. Entre las afecciones cutáneas más frecuentes que pueden provocar prurito encontramos, picaduras de insectos, urticaria, los eccemas, dermatitis y ciertas infecciones por parásitos. También el contacto de la piel con ciertos tejidos, o sustancias irritantes como cosméticos, disolventes, etc. puede causar prurito intenso generalizado. Una piel excesivamente seca puede ser causa de picor. Ciertas enfermedades sistémicas pueden causar también picor, como hepatopatías, linfomas, leucemias, alteraciones del tiroides, diabetes o algunos carcinomas. En algunas personas los causantes del prurito son ciertos medicamentos como barbitúricos, antimaláricos, estrógenos, testosterona y vitaminas del complejo B. A esta larga lista de causantes del prurito hay que añadir la ansiedad y la tensión emocional intensa. Puesto que el prurito es un síntoma, el tratamiento depende de la causa que lo produce. El prurito debido a picaduras de insectos o por contacto con plantas, puede resolverse habitualmente desde la farmacia con antipruriginosos tópicos o pomadas calmantes. En casos en que el prurito es muy intenso y generalizado debe remitirse al paciente al médico. En estos casos se suele prescribir antihistamínicos orales. También con cierta frecuencia suelen prescribirse corticoides tópicos, ya que reducen la inflamación y ayudan a controlar el picor.
Palabras claves:
  • Prurito
  • Antipruriginosos
  • Antihistamínicos
  • .Corticoides

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.