Digest

 

El tratamiento habitual de los sucesos tromboembólicos venosos consiste en una inyección de heparina durante unos días, el tiempo necesario para obtener un INR estable entre 2 y 3 con el fármaco anti vitamínico K (AVK) por vía oral. Se valoró el uso de dalteparina en tratamiento prolongado de 6 meses de duración tras un evento tromboembólico en pacientes afectos de cáncer. El informe de evaluación clínica se basa en un único ensayo clínico, aleatorizado, abierto, comparando dalteparina vs un fármaco AVK (89% con warfarina y el resto con acenocumarol) durante 6 meses, en 676 pacientes con TVP y cáncer. El 90% de pacientes estaban afectados de un tumor sólido, y el 67% presentaban metástasis. Un 70% de pacientes habían presentado anteriormente un caso de trombosis venosa y un 30% de embola pulmonar, con o sin haber presentado TVP. Los pacientes en el grupo AVK recibieron inicialmente dalteparina a dosis de 200UI anti-Xa/kg/día hasta la obtención de un INR>2. Los pacientes en el grupo dalteparina recibieron 200UI anti-Xa/kg/día el primer mes y posteriormente se disminuyó a 150 UI anti-Xa/kg/día. No ha habido diferencias entre los dos grupos respecto al a mortalidad en 6 meses. Un 8% de los pacientes del grupo dalteparina tuvieron un nuevo evento tromboembólico sintomático (variable principal de evaluación) en comparación con 15.8% de pacientes en el grupo anti vitamina K. La diferencia fue estadísticamente significativa. Tras el primer mes de tratamiento el número de nuevos eventos tromboembólicos fue similar entre los dos grupos. No obstante, la tasa de hospitalizaciones por recaída de eventos tromboembólicos no fue diferente entre los dos grupos. Se critica el uso de las variables utilizadas en la evaluación del fármaco. La muerte y la reaparición de una TVP no son eventos independientes y el diagnóstico de TVP en caso de muerte es difícil. El uso de una variable combinada ""supervivencia sin aparición de eventos tromboembólicos"" habría reflejado mejor la actividad real del tratamiento. Con este criterio no se habrían observado diferencias entre los dos grupos. Un metaanálisis de 8 ensayos comparando las HBPM vs AVK no demostró diferencias en cuanto a relación beneficio/riesgo entre los dos grupos de fármacos. El perfil de efectos adversos se considera que es más desfavorable en el caso de dalteparina. No hubo menos eventos hemorrágicos graves con dalteparina vs AVK (5.6% vs 3.6%).Se produjeron 12 trombopenias con dalteparina vs 1 con AVK (p<0,01), y se tuvo que suspender el tratamiento en 8 casos (2,4%) vs 1 (0,3%), respectivamente. Los dos tratamientos requieren de una monitorización analítica. A nivel práctico, en el caso de pacientes con cáncer, para evitar la reaparición de eventos tromboembólicos, se recomienda el uso de un fármaco AVK y considerar el uso de dalteparina en segunda línea para aquellos pacientes en que su INR sea difícil de controlar o cuando su tratamiento implique un riesgo elevado de interacciones importantes con el AVK.
Palabras claves:
  • dalteparina
  • trombosis venosa profunda
  • cáncer
  • antivitamina K

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.