Digest

 

Se trata de un estudio basado en el reconocimiento por parte de la OMS, de que la adherencia al tratamiento es uno de los factores que más influyen en la disminución de la eficacia de la terapia en enfermedades crónicas como la EM. En la práctica clínica, un tercio de los pacientes admite no ser adherente al tratamiento. Estudio observacional retrospectivo que incluyó 131 pacientes con esclerosis múltiple (EM) clínicamente definida por el equipo de neurología del hospital, los cuales se encontraban en tratamiento con interferón beta durante el año 2001. Se incluyen las tres presentaciones actuales de interferón b; IFNbeta-1a sc (administración dos veces por semana), IFNbeta-1a im (semanal) y IFNbeta-1b (días alternos). El seguimiento se realizó en el área ambulatoria de un servicio de farmacia hospitalaria, desde el inicio del tratamiento con interferón beta hasta finales de 2006, siendo un promedio de 7,4±2,6 años de seguimiento, aunque el período es prolongado se debe tener en cuenta que no es el mismo para todos los pacientes. Se analizó la incidencia de discontinuación (entendiéndola como el cese del tratamiento acuerdo con el médico) y el grado de adherencia al tratamiento (entendiéndola como la aceptación de la necesidad del tratamiento, la persistencia y el cumplimiento), describiendo sus causas y posibles factores asociados. El 64,1% de los pacientes fueron tratados con un solo fármaco durante todo el estudio, a los dos años de terapia, la habían discontinuado un 9.9%, a los 5 años el 41,2% y a los 8,5 años el 58,7%. Según el método de Kaplan-Meier se mantenían más tiempo en tratamiento los hombres, pacientes con EM recurrente y tratados con interferón b 1a im, pero sólo resultó significativo para el grupo de pacientes con ? 10 años. En cuanto a las causas de discontinuación fueron la efectividad (38,8%) y los efectos adversos (32,8%) mayoritariamente, seguido de programación del embarazo (9%). Los pacientes adherentes al tratamiento inmunomodulador (72,5%), discontinuaron menos el tratamiento (55,8% vs 75%). En cuanto al tipo de interferón es destacable el hecho de que el 81% de los pacientes tratados con IFNbeta-1a im fueron adherentes al tratamiento frente al 72.6% con IFNbeta-1b y al 64,3% con IFNbeta-1a sc. Este hecho no coincide con la bibliografía que sitúa al IFNbeta-1b en último lugar. No obstante, al ser un estudio prospectivo, no pudieron saber las causas de dicha discontinuación ya que no se hicieron encuestas validadas al paciente. Otro factor limitante en este estudio es el hecho que en dos de los grupos de fármacos se incluye un número relativamente bajo de pacientes. Este estudio debería completarse con una aproximación a la perspectiva del paciente, mediante cuestionarios de calidad de vida de los pacientes y encuestas validadas de adherencia. Será necesaria la monitorización mantenida y continuada para ayudar a optimizar la terapia.
Palabras claves:
  • adherencia
  • esclerosis múltiple
  • interferón beta
  • discontinuación
  • cumplimiento

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.