Digest

 

Las varices constituyen un problema médico muy común y su valoración requiere un cuidadoso estudio venoso con Doppler y ecocardiogafía Doppler, obviamente realizado por el flebólogo. Esto es especialmente relevante para pacientes con reflujo significativo o que presenten complicaciones (como úlceras, varicorragias o tromboflebitis). Por consiguiente, el uso de agentes venotónicos que no requieren receta médica sólo debe tener un carácter meramente secundario, con el fin de reducir temporalmente la intensidad de los síntomas en algunos pacientes, sin que ello sirva como sustituto de la consulta médica. Es importante también recordar al paciente la existencia de una serie de medidas útiles para disminuir la estasis venosa, como la práctica de ejercicio físico moderado (andar, pedalear y, especialmente, nadar) y llevar calzado sin tacón alto. Son también útiles las medias elásticas de comprensión decreciente desde el pie hasta el muslo. Para elegir la media hay que tener en cuenta tanto la patología venosa y su grado de afectación, como la actividad normal del paciente. Las medias terapéuticas pueden ser: -Medias de descanso: medias de compresión ligera, indicadas para pacientes con las piernas cansadas pero sin insuficiencia venosa desarrollada. Muy útiles en la prevención de los problemas circulatorios que originan algunas profesiones (ortostatismo profesional) e incluso otros síntomas ligeros como pesadez en las piernas al despertarse. -Medias antiembólicas: medias de compresión ligera para pacientes encamados. Suelen tener la puntera abierta para examinar el color y aspecto de la punta de los dedos. -Medias de compresión decreciente: En el caso de una patología venosa diagnosticada, el tratamiento de inicio reconocido es una media de compresión. Para que una media ejerza su efecto terapéutico no basta con que efectúe una determinada presión en el tobillo, es necesario que ésta disminuya a lo largo de la pierna para favorecer el retorno de la circulación de la sangre venosa. Si una media apretase más en el muslo que en la pantorrilla, el efecto sobre la circulación en la pierna sería contraproducente. El grado decreciente de la comprensión se mide por la presión sobrante porcentual, que es la compresión de la media en un punto determinado tomando como valor 100 la compresión del tobillo. Un gradiente de compresión correcto debe ser del 65-75% (respecto al valor del tobillo), en la pantorrilla y del 50% en el muslo. De acuerdo al grado de compresión (medida en milímetros de mercurio, mm Hg), pueden distinguirse cuatro clases de medidas.
Palabras claves:
  • Insuficiencia venosa crónica
  • Valoración por el farmacéutico
  • Medias elásticas compresión
  • Ejercicio físico moderado

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.