Digest

 

Los pacientes con una lesión en la médula espinal o de esclerosis múltiple presentan de forma frecuente problemas a nivel del músculo detrusor vesical. Esto es causante de incontinencia urinaria. La toxina botulínica de tipo A ha presentado la extensión de indicación en este tipo de pacientes, en caso de que la medicación atropínica no sea efectiva. La evaluación se basó en dos ensayos clínicos doble ciego que incluyeron un total de 691 pacientes en total. Estos presentaban una media de 32 episodios de pérdidas urinarias a la semana. Los ensayos compararon la eficacia de una dosis total de 300 UI o 200 UI vs placebo. A las 6 semanas de haber recibido el fármaco, un 40% de pacientes no presentaban más episodios de incontinencia en comparación a un 10% de pacientes con placebo. La mediana de duración del efecto en estos ensayos fue de 42-48 semanas con la toxina botulínica a 200UI en comparación con 13-18 semanas obtenidas con placebo. La eficacia a largo plazo del fármaco en esta indicación no ha sido demostrada, especialmente a nivel de complicaciones (hospitalizaciones, infecciones urinarias, etc) Los principales efectos adversos de la inyección de toxina botulínica en esta indicación fueron infección urinarias (51% vs 36% con placebo), retención urinaria (18% vs 3%). Estas complicaciones se dieron sobretodo en aquellos pacientes que no utilizaban sonda, que fueron mayoritariamente pacientes con esclerosis múltiple. También se han descrito hiperreflexias autónomas, aunque de evolución favorable. La toxina botulínica, utilizada en otras indicaciones, presenta algunos efectos adversos a nivel sistémico debidos a la difusión del fármaco. Algunos han sido graves, e incluso mortales. En estos dos ensayos se informó de debilidad muscular, astenia y estreñimiento. No se puede exluir el riesgo de presentar exacerbaciones en caso de esclerosis múltiple. La administración del fármaco se realiza mediante cistoscopia. Esta técnica es invasiva y requiere de profilaxis antibiótica y, a veces, de anestesia. La cistoscopia además presenta riesgo de producir perforaciones. Las opciones terapéuticas disponibles son escasas para los pacientes con incontinencia urinaria, ligada a una hiperreactividad deldetresor neurologico y con falta de respuesta a medicamentos atropínicos. La toxina botulínica permite suspender la incontinencia urinaria durante unos meses en este tipo de pacientes. Su utilización, no obstante, es delicada. Se puede considerar para aquellos pacientes autosondados y muy afectados por este problema.
Palabras claves:
  • Toxina botulínica
  • Botox
  • Incontinencia urinaria

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.