Digest

 

La eficiencia del tratamiento de la hipercolesterolemia se mide con el número de eventos cardiovasculares o muertes evitados. Cuando se considera un tratamiento para la hipercolesterolemia la simvastatina y la pravastatina son las estatinas de elección. Tienen una eficiencia demostrada en términos de mortalidad y con unos efectos adversos aceptables. La pitavastatina fue comercializada en 2003 en Japón y es la novena estatina autorizada en la Unión Europea. Su evaluación se basa en 5 ensayos clínicos de no inferioridad respecto a simvastatina, pravastatina y atorvastatina. Estos ensayos evaluaron el efecto de pitavastatina respecto a las variables subrogadas, pero sin evaluar criterios clínicos. La variable principal fue el descenso en colesterol LDL a las 12 semanas de tratamiento. Según los ensayos clínicos, la pitavastatina redujo los niveles elevados de colesterol LDL en un 30-45%, dependiendo de la dosis. Además, al igual que las otras estatinas también modificó otros parámetros lipídicos, como los triglicéridos (descensos de 15-22%) y HDL (incrementos de 1-7%). En el caso de los pacientes diabéticos no se observó estadísticamente inferioridad entre atorvastatina y pitavastatina, no obstante no se alcanzó el criterio de diferencia máxima de un 6%. En el caso de los pacientes mayores de 65 años el descenso de colesterol LDL fue superior en el grupo pitavastatina respecto a pravastatina. Se critica la no comparación de la dosis máxima de pitavastatina (4 mg) con las dosis máximas de simvastatina o atorvastatina. Los datos de evaluación en pacientes afectos de hipercolesterolemia familiar heterozigota son insuficientes. En las condiciones evaluadas en los ensayos respecto a otros estatinas, en un total de 2.376 pacientes en total, no hubo ningún caso de rabdomiólisis con pitavastatina. No obstante, en el periodo postcomercialización en Japón, se ha informado del suceso de más de 50 casos. Además, los casos de afectación hepática, con incrementos de transaminasas, y de proteinuria parecen más frecuentes con pitavastatina que con el resto de estatinas. Se debe de evitar el uso de pitavastatina en embarazadas debido a la toxicidad en el feto observada en estudios animales. En la práctica clínica habitual, en prevención cardiovascular, es mejor continuar con el uso de estatinas con eficacia clínica demostrada: simvastatina o pravastatina. En resumen, la eficacia de pitavastatina en la reducción de la morbimortalidad cardiovascular no ha sido demostrada. Su perfil de efectos adversos no es mejor que el resto de estatinas, y se debe de vigilar cuidadosamente le riesgo a nivel muscular y hepático. Es mejor continuar utilizando simvastatina o pravastatina.
Palabras claves:
  • Pitavastatina
  • hipercolesterolemia

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.