Digest

 

El asma es una enfermedad crónica que puede persistir durante toda la vida del paciente. Su tratamiento es escalonado y debe adaptarse a la evolución de cada sujeto. Los medicamentos que se utilizan se aplican en la mayoría de los casos por vía inhalatoria mediante dispositivos cuyo manejo tiene una cierta complejidad y precisa de aprendizaje. Estas circunstancias convierten al asma en una de las enfermedades en las que el farmacéutico comunitario puede desempeñar un papel más importante. Para que el tratamiento consiga los resultados esperados es necesario educar al paciente y su familia sobre: -La naturaleza del asma y sus manifestaciones clínicas. -Las características del tratamiento, efectos adversos y forma de controlarlos. El farmacéutico es el profesional sanitario más próximo y accesible al paciente asmático y al que con más frecuencia va a acudir en el transcurso de la evolución de su enfermedad. Es importante que desde la farmacia se colabore con el resto de los profesionales sanitarios en el seguimiento del asma: -Asegurándose de que la prescripción es correcta y explicando las características de cada medicamento. -Mostrando al paciente cómo debe utilizar cada dispositivo de inhalación. -Asesorándole sobre los signos y síntomas que pueden indicar un mal control de la enfermedad o la aparición de reacciones adversas. -Permaneciendo atento a la eventual aparición de esos signos y preguntándole por los posibles síntomas que experimente.
Palabras claves:
  • Asma
  • Recomendaciones generales
  • Dispositivo de inhalación

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.