Digest

 

La terapia hormonal sustitutiva (THS) ha sido objeto de discusión y controversia desde 1960. La evidencia, antes de 2002, mostraba que la THS aportaba beneficios (disminución del riesgo de enfermedad cardiovascular, osteoporosis y cáncer de colon) superiores a los riesgos (incremento del riesgo de cáncer de mana y de eventos tromboembólicos). En 2002, resultados de la Women's Health Initiative señalaban que no había beneficio cardiovascular en pacientes en tratamiento con THS. Estas diferencias podían ser debidas a que el efecto de la THS sobre los eventos cardiovasculares variaba en función del momento de inicio del tratamiento. El objetivo del estudio fue investigar el efecto a largo plazo de THS sobre los eventos cardiovasculares en mujeres posmenopáusicas recientes. Se diseñó un estudio abierto, aleatorizado y controlado en Dinamarca entre 1900 y 1993. Se incluyeron 1.006 mujeres sanas de 45-48 años recientemente postmenopáusicas o que tuvieron síntomas de perimenopausia, en combinación con registro de valores de la hormona estimulante del folículo en suero después de la menopausia. Se aleatorizaron en dos grupos, el grupo intervención (502 mujeres recibieron THS) y el grupo control (504 no recibieron ningún tratamiento). Las mujeres que se habían sometido a histerectomía se incluyeron si tenían edades 45-52 y tenían registro de valores de la hormona estimulante del folículo en suero después de la menopausia. Las mujeres del grupo de tratamiento con útero intacto fueron tratadas con acetato de estradiol y noretisterona trifásico y las mujeres que se habían sometido a histerectomía recibieron 2 mg de estradiol por día. La intervención se detuvo después de unos 11 años, debido a los informes desfavorables de otros ensayos, pero las participantes fueron seguidas hasta la muerte, enfermedad cardiovascular y cáncer durante un máximo de 16 años. Los análisis de sensibilidad se llevaron a cabo en mujeres que tomaron más del 80% del tratamiento prescrito por cinco años. La variable principal compuesta de eficacia fue la muerte, hospitalización por insuficiencia cardiaca e infarto de miocardio. En cuanto a los resultados, en promedio las mujeres incluidas tenían 50 años y habían estado posmenopáusicas durante siete meses. Tras 10 años de intervención, 16 mujeres en el grupo de tratamiento experimentaron la variable principal compuesta en comparación con 33 en el grupo control (riesgo relativo 0,48, IC 95% 0,26 a 0,87, p = 0,015) y 15 murieron en comparación con 26 (0,57; 0,30 a 1,08, p = 0,084). La reducción de eventos cardiovasculares no se asoció con un aumento de cualquier tipo de cáncer o en cáncer de mama. El valor de la hazard ratio para trombosis venosa profunda (2 en el grupo tratado v 1 en el grupo control) fue de 2,01 (0,18 a 22.16) y de accidente cerebrovascular (11 en el grupo tratado v 14 en el grupo control) fue de 0,77 (0,35 a 1,70). Después de 16 años, la reducción en la variable principal compuesta estaba presente todavía y no se asoció con un aumento en cualquier tipo de cáncer. Los autores concluyeron que, después de 10 años de tratamiento aleatorizado, las mujeres que recibían THS temprano después de la menopausia tenían un riesgo significativamente menor de mortalidad, insuficiencia cardíaca o infarto de miocardio, sin ningún aumento aparente del riesgo de cáncer, tromboembolismo venoso o accidente cerebrovascular.
Palabras claves:
  • terapia hormonal sustitutiva
  • muerte
  • infarto de miocardio
  • insuficiencia cardiaca
  • postmenopausia

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.