Digest

 

Raltegravir, uno de los fármacos antiretrovirales más nuevos, impide la integración del DNA del VIH-1 en el genoma de la célula huésped. Utilizado en combinación con régimenes apropiados es activo tanto en pacientes naive como en pacientes multiresistentes a distintos fármacos. No obstante, se ha visto que la barrera genética para el desarrollo de resistencia a raltegravir, podría ser relativamente baja, al ser una sola mutación suficiente para disminuir la susceptibilidad al fármaco. El fallo virológico se ha asociado a mutaciones en el enzima integrasa en los residuos 148, 155 y 143, localizados en el sitio activo. En este estudio se incluyeron 161 pacientes con fallo de respuesta a raltegravir y dos determinaciones de la carga viral del VIH-1 superiores a 20 copias/ml. Se analizaron diez parámetros en una regresión logística multivariada y univariada y se compararon con las mutaciones de resistencia emergentes en el momento del fallo. Los parámetros analizados fueron: RNAVIH-1 y CD4 basales y en el momento del fallo virológico; puntuación de sensibilidad genotípica (GSS) del tratamiento asociado a raltegravir; inhibidores de la proteasa usados; tiempo de tratamiento con raltegravir, subtipo, sexo y edad. Se estudió la susceptibilidad fenotípica en 16 pacientes sin las mutaciones principales de resistencia a raltegravir en el momento de fallo virológico. En el momento de fallo virológico, un 28,6% (46/161) de los pacientes tenía mutaciones de resistencia de la integrasa, mientras que un 71,4% (115/161), no. Una alta carga viral (OR=2,81; IC95% 1,8-4,6; p<0,001) y una baja PSS (OR= 11,6; IC95% 4,5-36,4; p<0,001) estaban independientemente asociados en la selección de mutación de resistencia de raltegravir. El porcentaje de pacientes con mutaciones de resistencia de la integrasa eran el 7,7% (6/78) versus el 48,1% (40/83) cuando la carga viral era igual o <200 o >200 copias/ml, y del 47,5% (39/82) versus el 8,9% (7/79) cuando la GSS era <2 o igual o >2. Además, en aquellos pacientes que recibían al menos dos fármacos activos más a parte de raltegravir, el 90% de ellos en el momento de fallo virológico (con >20 copias/ml) no presentaban ninguna mutación de resistencia a raltegravir. El estudio concluye que para evitar las mutaciones de resistencia a raltegravir es necesario tratar con al menos dos fármacos activos en combinación con raltegravir y mantener la carga viral igual o <200 copias/ml. En caso de detectar >200 copias/ml, sería adecuado cambiar raltegravir por otro inhibidor de la integrasa para reducir el riesgo de aparición de resistencia.
Palabras claves:
  • VIH-1
  • integrasa
  • mutaciones de resistencia
  • raltegravir

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.