Digest

 

Las personas de piel clara deben exponerse al sol todos los días entre 10 y 15 minutos. Sin embargo, también es importante que se protejan del sol. Las dos cosas no son incompatibles. No está demostrado que la aplicación regular de protectores solares pueda causar deficiencia clínicamente significativa de vitamina D. La vitamina D3 se sintetiza en la piel en un 80-90% y sólo una pequeña parte proviene de los alimentos. El estado de insolación juega un papel importante en la síntesis cutánea, y varía en función de la estación y la latitud. Durante los meses de verano, una exposición diaria al sol de cara y manos (alrededor del 6% de la superficie corporal) durante 15 minutos es suficiente para cubrir la necesidad de vitamina D. Durante los meses de invierno, se requiere una exposición más larga. En todo caso deben respetarse las consignas de protección solar, es decir, evitar la luz solar directa entre las 11 y 15 horas, protegerse de la radiación quedando en la sombra o con el uso de complementos adecuados (sombrero, gafas de sol) y uso protector solar en exposiciones prolongadas. El uso de protección solar y la deficiencia de vitamina D En teoría Los rayos UVB, responsables de la síntesis de vitamina D en la piel, son absorbidos por los filtros solares. Por lo tanto, cabe preguntarse si una aplicación regular de productos solares podría causar deficiencia de vitamina D. Sin embargo, es muy poco probable que la exposición al sol se produzca únicamente en las zonas de la piel donde se aplicó la crema solar. Por contra podría darse que en invierno se produjera un descenso de síntesis de vitamina D debido, por ejemplo, al uso diario de cremas de día con filtros anti UVB. Hasta la fecha, esto no ha sido demostrado. En los casos en los que sea necesaria una protección solar absoluta por razones médicas, como por ejemplo en personas trasplantadas bajo inmunoterapia, la vitamina D debe ser aportada de forma externa. Resultados de estudios Un estudio australiano doble ciego en el que se incluyeron 113 personas, llegó a la conclusión de que las personas que usan protector solar presentan riesgo de deficiencia en vitamina D. Otros estudios han demostrado que los niveles en sangre de la forma activa de la vitamina D teóricamente pueden verse afectados, pero que un uso normal como el que la población suele practicar no provoca carencia. Recomendación Incluso si se supone que el uso regular de protectores solares pueden causar deficiencia de vitamina D, no hay evidencia clara se pueden extraer en condiciones controladas. Las ventajas del uso de protectores solares superan la deficiencia teóricamente posible de vitamina D. Aparte de la exposición al sol y el uso regular de protectores solares, deben considerarse otros factores de riesgo, tales como la latitud, el color de piel y una dieta baja en vitamina D. Comentarios de los expertos: Se recomienda exponerse al sol todos los días durante 10 a 15 minutos y utilizar productos de protección solar en caso de exposición prolongada. Los suplementos de vitamina D no son necesarios si se usa con regularidad productos de protección solar, pero sí se recomienda en el caso de bebés y niños de hasta 3 años, mujeres embarazadas y en periodo de lactancia y para las personas mayores de 60 años.
Palabras claves:
  • Vitamina D
  • Protectores Solares

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.