Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

En España, clásicamente, la meningitis meningocócica se debía al serogrupo B de Neisseria meningitidis, aunque en los últimos años se ha detectado una mayor prevalencia del C, siendo muy baja la del serogrupo A. La transmisión es aérea, persona a persona, enfermando una pequeña proporción de las personas expuestas, sobre todo niños y adolescentes. Existen portadores sanos. Los síntomas comunes son fiebre, cefalea intensa, rigidez de nuca, vómitos, alteración de conciencia, fotofobia, petequias, escalofríos, sudoración, astenia y mialgias. En niños pequeños la fiebre y los vómitos suelen ser los síntomas más claros. Ante la sospecha de meningitis se instaura un tratamiento antibiótico empírico, normalmente con cefotaxima. Si se confirma un origen meningocócico, el tratamiento de elección es la bencilpenicilina o penicilina G por vía IV. En alérgicos a penicilina se usa cloranfenicol, y en caso de alergia a éste se usan cefalosporinas de 3ª generación. La rapidez en la instauración del tratamiento antibiótico mejora el pronóstico de la enfermedad. En las 24 horas siguientes a la detección de un caso, han de realizar quimioprofilaxis las personas que han estado en estrecho contacto con el enfermo, para reducir la transmisión a sujetos susceptibles y el número de portadores. En este caso, la rifampicina es el antibiótico de elección (5-10 mg/kg/12 horas durante 2 días). En caso de resistencias se recurre a la ceftriaxona o el ciprofloxacino. En España existe vacuna antimeningocócica A+C, que suele ser bien tolerada. Esta vacuna es de eficacia limitada en menores de 5 años, no induce memoria inmunológica significativa, de modo que al cabo de 2-3 años no existen títulos protectores, y no elimina el estado de portador. Todo ello desaconseja su uso en vacunaciones rutinarias o masivas.
Palabras claves:
  • PENICILINA
  • TOLERANCIA
  • VACUNA
  • SÍNTOMAS
  • INDICACIONES
  • CLORANFENICOL
  • RIFAMPICINA
  • DOSIS

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.