Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas, prevención, efectividad, cáncer de pulmnón antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota cefideracol lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma tratamiento cáncer farmacovigilancia anticoagulantes insuficiancia renal asma efectos secundarios Diabetes

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Las picaduras tienen una morfología muy variada, que va desde una pápula urticada a verdaderas ampollas. Si la reacción es de carácter local y limitada en extensión (no más de 5 cm de diámetro), puede recomendarse el empleo de agentes tópicos (aunque deben evitarse los antihistamínicos en esta vía). También la aplicación de compresas frescas, para aliviar el picor y limitar la reacción inflamatoria. En cualquier otro caso (reacción local pero extensa, o reacciones generalizadas de edema, picor, dolor, etc) es necesario remitir al paciente al médico. Obviamente, en los cuadros de hipotensión, angioedema o síncope requiere el envío inmediato a un servicio de urgencias o, según la disponibilidad, de ambulancia. Cuando las condiciones impidan el acceso rápido a dichos servicios y no exista otra alternativa efectiva, puede requerirse la administración de adrenalina IM, eventualmente repetida cada 10 a 20 minutos si los síntomas se mantienen. Según los síntomas, puede recomendarse un corticoide (metilprednisolona), sobre todo si hay edema laríngeo. Es importante advertir que las abejas y avispas sólo pican cuando se sienten amenazadas o como defensa de sus nidos. La mayoría de las picaduras se producen entre los meses de mayo a septiembre, sobre todo los meses de julio y agosto, durante los cuales tienen mucha actividad. Cuando pica la avispa conserva el aguijón, pudiendo picar repetidas veces; cuando lo hace la abeja, el aguijón queda anclado en la piel y después muere. Con la picadura de la avispa también se libera una feromona que puede atraer a otros miembros de la colonia, por lo que se aconseja alejarse del lugar del accidente. Por todo esto el farmacéutico debe aconsejar: o No acercarse a panales de abejas ni a nidos de avispas. o Si la abeja o avispa se coloca encima de una persona no intentar ahuyentarla ni matarla, se debe permanecer quieto o hacer movimientos muy lentos hasta que se vaya. o Evitar andar por huertas o prados con muchas flores. o No son aconsejables ropas de colores brillantes ni estampados floreados. Los colores más seguros son el verde, el marrón y el caqui. o No utilizar cosméticos, perfumes, jabones o cualquier otro producto de olor intenso cuando se salga al campo. o Las colisiones con los insectos voladores pueden producir picaduras, por tanto no es recomendable correr, ir en coche descapotable, moto, bicicleta o a caballo en lugares donde haya muchas flores o estén próximos a colmenas o nidos de avispas. o En los interiores de las viviendas es conveniente tener redes metálicas en las ventanas para atrapar insectos y sistemas insecticidas.
Palabras claves:
  • Picaduras
  • Insectos
  • Adrenalina
  • Agentes tópicos
  • Abeja y avispa

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.