Digest

 

Una piel deshidratada es aquella que carece de suficiente agua en las capas epidérmicas, mientras que una piel seca es aquella que carece de sebo o este se encuentra en cantidad insuficiente. Los factores que influyen en la deshidratación pueden ser ambientales como el clima frío, o excesivamente cálido y seco, calefacciones, sol o hábitos higiénicos como el uso de jabones y detergentes demasiado agresivos y también factores intrínsecos como el estrés, la falta de alguna vitamina o de ciertos ácidos grasos en la alimentación habitual. La piel intenta reducir la perdida de agua a través de dos mecanismos: el efecto barrera que ejercen los lípidos secretores por la glándula sebácea una vez depositados sobre la superficie epidérmica y la capacidad humectante de retención de agua en el interior de la epidermis. A medida que se van cumpliendo años la piel se vuelve cada vez más seca y deshidratada. La piel atópica se muestra inflamada, seca y enrojecida, con descamación y agrietamiento. El picor es muy intenso y se pueden formar ampollas que supuran, además de excoriaciones y heridas debido al rascado. El rascado y la irritación crónica hacen que la piel se vuelva gruesa. Esta dolencia es más frecuente en la niñez que en la edad adulta. La presenta entre un 10 y un 20% de la población. Los productos para hidratar la piel actúan no tanto por aporte directo de agua a la epidermis, sino dejando en la superficie sustancias que la ayudan a retener el agua y darle una textura más suave, flexible y menos áspera. Además de agua en proporciones variables, estos productos contienen aceites de origen mineral (vaselina, parafina líquida….), vegetal (aceite de germen de trigo y de aguacate…) o animal (lanolina y sus derivados…) y alguna sustancia humectante (glicerina, propilenglicol, alfahidroxiácidos, etc) A menudo se le añaden alguna vitaminas, sobretodo la A o la E por sus propiedades antioxidantes, y finalmente el resto de ingredientes necesarios para permitir su conservación y el uso agradable del producto (emulgentes, viscosizantes, conservantes, aroma, etc).
Palabras claves:
  • Piel seca
  • Piel atópica
  • Productos hidratantes
  • Productos emolientes

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.