Digest

 

Los trastornos musculoesqueléticos pueden tener su origen en afecciones reumáticas o endocrinas, o por efectos indeseables de medicamentos en cuyo caso, la suspensión del tratamiento eliminará los síntomas. Además de las afecciones reumáticas y endocrinas (disfunción tiroidea, hipercortisolismo ""síndrome de Cushing"", diabetes, insuficiencia suprarrenal, hiperaldosteronismo), ciertos medicamentos pueden ser la causa de las afecciones osteoarticulares. Los trastornos musculares pueden traducirse en debilidad, dolor o calambres. Statinas. Aproximadamente el 10% de los pacientes tratados con estatinas presenta dolores musculares (miopatías). La rabdomiólisis es la forma más severa. Los síntomas musculares suelen aparecer dentro de los 6 a 12 meses siguientes al inicio del tratamiento. Si se interrumpe el tratamiento y los síntomas persisten, debe buscarse la causa en otro lugar. El riesgo es mayor en pacientes con IMC bajo y en las mujeres. La incidencia aumenta con la dosis. Colchicina La colchicina puede causar neuromiopatías. La mayoría de las veces, los problemas aparecer después de un tratamiento de larga duración o en caso de comedicación con otros medicamentos susceptibles de desencadenar trastornos musculares (prednisona, ciclosporina, estatinas). Esteroides Puede encontrase dos tipos de situaciones: la primera, en forma aguda, se da en pacientes hospitalizados bajo altas dosis de esteroides que quedan muy debilitados, y la segunda se presenta en pacientes con tratamientos de larga duración, con debilidad muscular localizada generalmente a nivel de la cintura pelviana con poco dolor o nulo. Los esteroides también pueden causar osteoporosis y aumentar el riesgo de fractura. Bisfosfonatos En algunos casos raros, pueden causar fracturas atípicas. Se recomienda limitar su consumo en el tiempo. Fluoroquinolonas Las fluoroquinolonas puede provocar lesiones tendinosas en forma de inflamaciones y de rupturas (el tendón de Aquiles se ve frecuentemente afectado). Esos trastornos pueden ocurrir ya a las 48 horas del inicio del tratamiento. Este riesgo es especialmente alto en pacientes de dad avanzada cuando se da concomitancia con tratamientos con esteroides. La regeneración puede llegar a tomar hasta dos meses tras la suspensión del tratamiento. La toma de fluoroquinolonas por lo general no se aconseja a los deportistas.
Palabras claves:
  • Fluvastatina
  • Pravastatina
  • Atorvastatina
  • Simvastatina
  • Ácido alendrónico
  • Norfloxacina
  • Rosuvastatina
  • Pitavastatina
  • Prednisolona
  • Prednisona
  • Ofloxacina
  • Moxifloxacina
  • Levofloxacina
  • Ácido ibandrónico
  • Ácido Risedrónico

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.