Digest

 

Los pacientes afectados por la enfermedad de Hodgkin (EH) refractaria o en recidiva tras autotrasplante de progenitores hematopoyéticos se encuentran sin disponer de muchas alternativas terapéuticas. El linfoma T anaplásico de células grandes sistémico (LACG) es un linfoma no-hodgkin raro. Sin tratamiento los pacientes mueren en pocos meses. En caso de recaída o refractariedad al tratamiento previo existen algunas alternativas, aunque no está establecido el tratamiento de referencia. Brentuximab vedotin es un agente citotóxico antimicrotubulo semejante a los taxanos, conjugado con un anticuerpo anti-CD30. Se propone su uso en aquellos pacientes que no dispongan de otra alternativa terapéutica con EH o bien en aquellos pacientes LACG. Se administra a dosis de 1,8 mg/kg cada 3 semanas hasta empeoramiento o toxicidad. El número máximo de dosis aprobadas es de 16, no obstante en LH la mediana de dosis fue de 9 y en LACG fue de 7. El informe de evaluación de la EMA se basa en dos estudios pivotales no comparativos. En la EH se incluyeron 102 pacientes, y en el LACG a 58 pacientes. Las variables estudiadas fueron la tasa de respuesta y la duración de ésta. En ambos estudios, brentuximab mostro ser efectivo y disminuir la sintomatología de la enfermedad. En EH hubo una tasa de respuesta completa del 32% con una mediana de duración de la respuesta de 20,5 meses. En el 77% de pacientes con sintomatología B al inicio del tratamiento se observó una mejoría de ésta. En el LACG un 57% de pacientes presentaron respuesta completa con una mediana de duración de respuesta de 13 meses. Un tercio de los pacientes con LACG presentaban sintomatología B, y en un 82% de casos hubo desaparición de ésta con brentuximab. Los efectos adversos más frecuentes con brentuximab fueron neuropatías periféricas, toxicidad hematológica grave, problemas cutáneos y problemas digestivos. Además existe el riesgo de reacciones infusionales, reacciones alérgicas y el incremento de hiperglicemias. Además, está descrito algunos efectos adversos graves: infecciones, síndrome de Stevens-Johnson y coma diabético. El 20% de pacientes tuvieron que parar el tratamiento por efectos adversos. El hecho de no existir un brazo comparador no permite tener la certeza respecto a la eficacia ni a la seguridad del fármaco. Se considera que los datos para la evaluación del fármaco son insuficientes, no se conoce la eficacia real del fármaco, ni el efecto en la supervivencia ni el efecto en la sintomatología en comparación con otros tratamientos. Los efectos adversos se considera que pueden ser graves. Se recomienda utilizar brentuximab vedotín únicamente en el contexto de ensayos clínicos de buena calidad.
Palabras claves:
  • brentuximab
  • linfoma hodgkin
  • linfoma T

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.