Digest

 

El trastorno bipolar continúa siendo una de las patologías psiquiátricas peor controladas farmacológicamente, a pesar de tratarse de una patología de elevada morbilidad e incluso mortalidad, debido a la alta tasa de suicidios y reacciones de carácter agresivo. Desde hace tiempo y a falta de mejores opciones farmacológicas, se vienen utilizando una serie de fármacos anticonvulsivantes; tal uso, sin embargo, no se fundamenta en muchos casos en datos clínicos consistentes. Por este motivo, científicos del Programa de Trastornos Bipolares del Hospital Clínic y de la Universidad de Barcelona, han realizado una amplia y rigurosa revisión de los ensayos clínicos aleatorizados sobre la eficacia y la seguridad del tratamiento con anticonvulsivantes de la depresión bipolar aguda, publicados en la literatura científica mundial hasta junio de 2011. Se eligieron un total de 18 ensayos clínicos aleatorizados, en los que se comparó la eficacia de un agente anticonvulsivante con placebo o con un comparador activo. De todos los medicamentos anticonvulsivantes incluidos en dichos estudios, solo el ácido valproico demostró de forma clara su eficacia en depresión bipolar aguda, si bien el tamaño relativamente pequeño de pacientes estudiados supuso una cierta limitación. Los datos relativos a la lamotrigina y a la carbamazepina no fueron concluyentes, aunque en términos globales se consideró que la lamatrogina podría tener un leve efecto beneficioso. Por el contrario, los resultados fueron negativos para el levetiracetam y para la gabapentina. No se encontró ningún ensayo clínico aleatorizado doblemente ciego sobre el uso de otros agentes anticonvulsivantes en esta indicación, tales como oxacarbazepina, licarbazepina, retigabina, zonisamida, pregabalina, felbato y vigabatrina. Todos los agentes resultaron aceptables desde el punto de vista de la tolerabilidad de los pacientes.
Palabras claves:
  • Antiepilépticos
  • Trastorno bipolar
  • Ácido valproico
  • Lamotrigina
  • Carbamazepina
  • Levetiracetam
  • Gabapentina

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.