Digest

 

La trombopenia de tipo II debida a heparina consiste un efecto adverso raro pero grave, que se da por un mecanismo inmunoalérgico. Las trombopenias de tipo II inducidas por heparina tienen una incidencia de 1,3-2,5% de los pacientes tratados con heparina no fraccionada. El riesgo es menor con las heparinas de bajo peso molecular. Se suele dar entre el día 5 y 21 del tratamiento. En los pacientes afectados por trombopenia inducida por heparina el tratamiento de elección consiste en suspender la heparina y remplazarla por danaparoide sódico, un inhibidor indirecto de la trombina y del factor Xa. Danaparoide sódico se elimina por vía renal y en un 10-20% de pacientes se observa alergia cruzada con heparina. Otro fármaco es la lepirudina, un inhibidor de la trombina, con un balance beneficio-riesgo aceptable, pero que se dejó de comercializar en la Unión Europea. En un informe de la Haute Autorité de Sante (HAS), previo a la retirada de lepirudina, se consideraba que argatroban no aportaba ninguna novedad terapéutica respecto a otras alternativas. Argatroban es un anticoagulante inhibidor directo de la trombina (al igual que lepirudina) autorizada recientemente en Francia tras ser aprobada por otros países de la Unión Europea. No existen ensayos clínicos aleatorizados que comparen argatroban con otras alternativas, como lepirudina o danaparoide sódico. Se estudió la eficacia del fármaco en 2 ensayos clínico. Estos ensayos incluyeron 418 y 264 pacientes tratados con heparina para prevención o tratamiento de TVP. Tras su suspensión por trombopenia de tipo 2, todos fueron tratados con argatroban (2mcg/min/kg) con objeto de mantener un tiempo de cefalina activada entre 1,5 y 3 veces el del control. Según un subanálisis en los pacientes en prevención de trombosis, un 19% de pacientes en el primer ensayo murieron y un 4,2% sufrieron alguna amputación. En aquellos pacientes en tratamiento de una trombosis venosa, las muertes supusieron un 14,8%, y no hubo casos de amputación. En cada ensayo se realizó un grupo control retrospectivo para comparar con argatroban.. No se observaron diferencias estadísticamente significativas entre ambos grupos ni en muertes ni en amputaciones, independientemente de si se trataba de profilaxis o de tratamiento curativo. En las condiciones estudiadas argatroban no parece aumentar el riesgo hemorrágico, pero el nivel de evidencia obtenido mediante comparaciones históricas es débil. Se debe de tener en cuenta que el perfil de efectos adversos comporta un riesgo hepático que puede llegar a producir hepatitis fulminantes. El riesgo de interacciones farmacocinéticas no se considera relevante. Se necesita un mayor beneficio clínico demostrado. Se debería de continuar utilizando danaparoide sódico como primera opción y reservar argatroban en aquellas situaciones en que no se pueda utilizar danaparoide.
Palabras claves:
  • argatroban
  • trombopenia
  • heparina

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.