Digest

 

Las verrugas no genitales en las personas sin complicaciones son en general inocuas y suelen resolverse sin necesidad de ninguna intervención, gracias a la propia inmunidad natural. Sin embargo, las verrugas sin tratar representan una fuente permanente de infección y difusión del PVH. La estética es, sin duda, el aspecto que más condiciona a los pacientes para intentar resolver esta cuestión. También el dolor, frecuentemente asociado a las verrugas en las plantas de los pies y cerca de las uñas, motiva la consulta. El simple uso de un apósito adhesivo en las verrugas ungueales suele resultar eficaz al cabo de varias semanas y ayuda a evitar la difusión de PVH. En general, las verrugas que se presenten de forma aislada en áreas no peligrosas (manos, pies, rodillas, etc.) pueden ser tratadas fácilmente mediante tratamiento tópico con ácido salicílico y ácido láctico. Los resultados no son rápidos y requieren perseverancia por parte del paciente, lo cual no siempre está garantizado. Por su parte, el nitrato de plata es una de los remedios más tradicionales. Resulta eficaz pero a costa de teñir la piel de negro. Otros productos y técnicas requieren la prescripción o la intervención médica del especialista. La crioterapia se ha convertido es una segunda línea habitual de tratamiento en pacientes con resultados decepcionantes o con poca paciencia para mantener un tratamiento farmacológico tópico. En cualquier caso, debe recordarse que: -La eficacia del tratamiento depende en buena manera de la constancia del paciente para aplicar el preparado tópico a lo largo de un período que puede ser de varias semanas. -Debe aplicarse el producto con sumo cuidado, ya que se trata de productos químicamente agresivos y pueden provocar una intensa irritación en los tejidos que rodean a la verruga. -Debe evitarse tocar con las manos la verruga, a fin de reducir el riesgo de autoinoculación en otras zonas del cuerpo. -Cuando el tamaño de las verrugas exceda de 0,5 cm, el número sea superior a dos, la forma presente protuberancias o colores extraños, o la localización implique un riesgo para los tejidos u órganos, es imprescindible remitir al paciente a la consulta del dermatólogo. -Debe tenerse en cuenta que algunas verrugas pueden ser confundidas con callos u otras formaciones cutáneas. En este sentido, las verrugas plantares se diferencian de los callos por su tendencia a la hemorragia puntiforme cuando se corta su superficie. Mención aparte merecen las verrugas genitales (condiloma acuminado), cuyo diagnóstico y tratamiento deben ser establecidos necesariamente por el médico dermatólogo. En cualquier caso, el farmacéutico debe informar sobre la importancia de que el paciente que tenga o sospeche tener alguna verruga genital acuda a su médico lo antes posible y evitar mantener relaciones sexuales desprotegidas, dado la extraordinaria capacidad infectante del VPH.
Palabras claves:
  • Verrugas
  • Crioterapia
  • Valoración por el farmacéutico
  • VPH
  • Ácido salicílico
  • Ácido láctico

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.