Digest

 

La colitis ulcerosa es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta a nivel de colon y recto donde se alternan épocas de brotes con épocas de remisión. En el caso de los brotes, los pacientes sufren diarreas mucosas y con sangre, dolor abdominal y rectorragias. El tratamiento de elección sintomático es la mesalazina. En caso de fracaso, el tratamiento de elección es el corticoide. Se considera que azatioprina es útil para mantener los periodos de remisión y limitar la corticoterapia. Otra alternativa es infliximab, que se considera una opción previa a la cirugía. Existen dos estudios con infliximab con 728 pacientes que demostró, en comparación a placebo, un incremento en las remisiones: 35% vs 15%; y una disminución de la corticoterapia y de las colectomías. Adalimumab es otro fármaco anti-TNF recientemente autorizado, como extensión de indicación, para los pacientes afectados de colitis ulcerosa activa de grado moderado a severo y con fracaso a los tratamientos habituales. La pauta posológica es de 160 mg la primera dosis, 80 mg al cabo de dos semanas y posteriormente tratamiento de mantenimiento con una inyección subcutánea (40 mg) cada 2 semanas. Los estudios en los que se basó su evaluación compararon la eficacia de adalimumab con placebo. No se realizó una comparativa con infliximab. En el primer estudio se incluyeron a 390 pacientes sin tratamiento previo con ningún anti-TNF. Después de 8 semanas de tratamiento aumentó la proporción de pacientes con remisión clínica (19% vs 9%, p=0,031). En el segundo estudio se incluyeron 494 pacientes. Se evaluó a la 8ª y a la 52ª semanas. A la octava semana la tasa de incremento de remisión clínica fue parecida a la del primer estudio (10%). En la semana 52, la tasa de pacientes en remisión y sin necesidad de tratamiento corticoideo fue superior con adalimumab: 13% vs 6 (p=0,035). En este segundo estudio se realizó un subanálisis en aquellos pacientes con tratamiento previo con un anti-TNF, mayoritariamente infliximab. En este subgrupo la tasa de remisiones fue superior nuevamente (10% vs 3%, p=0,039). La frecuencia de colectomías fue similar para los dos grupos, con una media de 4 por cada 100 pacientes. Respecto al perfil de efectos adversos los estudios no ofrecieron ninguna diferencia relevante respecto al perfil ya conocido de los anti-TNF. Los efectos adversos más frecuentes fueron: infecciones, reacciones de hipersensibilidad, insuficiencia cardíaca, y de forma menos frecuente afectaciones desmielinizantes, problemas autoinmunes e incremento de riesgo de cáncer (linfomas mayoritariamente). Se considera que adalimumab en este tipo de paciente puede aportar la ventaja de permitir el tratamiento domiciliario, en lugar de una administración intravenosa de infliximab cada 2 meses en el hospital.
Palabras claves:
  • Adalimumab
  • Colitis Ulcerosa

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.