Digest

 

La introducción de los nuevos fármacos biológicos antirreumáticos modificadores de la enfermedad, han cambiado considerablemente las opciones de tratamiento para la artritis reumatoide en la última década. Hay muy poca información disponible sobre las tasas de interrupción comparativas entre los diferentes productos biológicos. La Artritis Reumatoide es una enfermedad autoinmunitaria que afecta a 1.3 millones de adultos en US. Aproximadamente, al año 9 millones de reumatólogos visitan más de 250.000 hospitalizaciones debidas a RA debidas al tratamiento. El coste directo anual medio de los pacientes con RA se estima que llega a ser de 9.519dolares por persona, 2 o más estudios han estimado que el coste indirecto podría ser más del doble que los costes directos. Los clásicos fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad siguen siendo los principales causantes de las RA al tratamiento antirreumático, pero la introducción de fármacos biológicos ha cambiado las opciones de tratamiento considerablemente respecto a la última década. Los fármacos biológicos difieren de los clásicos administrados por vía oral en que van destinados contra componentes específicos del sistema inmunitario. La FDA aprobó el primer fármaco biológico (Infliximab) para el tratamiento en adultos en 1998. Desde entonces se han aprovado 8 agentes más (etanercept, anakinra, adalimumab, abatacept, rituximab , certolizumab pegol, golimumab y tocilizumab). El objetivo de este estudio es comparar las discontinuaciones del tratamiento de 9 fármacos biológicos modificadores de la enfermedad reumática en adultos que sufren reacciones adversas. Para ello se buscó en bases de información electrónicas hasta mayo de 2012 con el objetivo de encontrar ensayos clínicos randomizados de pacientes con reacciones adversas que comparasen los fármacos biológicos entre ellos o con placebo. El objetivo principal fue las discontinuaciones del tratamiento durante la fase ciega de los ensayos clínicos medidas como todo tipo de retiradas del tratamiento ya fuese por falta de eficacia como por aparición de efectos adversos. Se elaboró un meta-análisis randomizado estimando el efecto individual de cada uno de los fármacos, así como comparaciones indirectas entre los diferentes fármacos biológicos usando un meta-análisis de comparaciones de tratamiento mixtas (MTC). Se incluyeron cuarenta y cuatro ensayos en el análisis. En comparación con el placebo, los fármacos biológicos tuvieron una menor tendencia a ser retirados por falta de eficacia (OR 0.22, 95% CI 0.17-0.27) y más propensos a ser retirados debido a efectos adversos (OR 1.41, 95% CI 1.16-0.70). Basados en el MTC, certolizumab tubo el perfil de retiradas más favorable seguido por etanercept y rituximab. Certolizumab tubo menor resultado de retiradas debidas a la falta de eficacia que adalimumab, anakinra, e infliximab. Anakinra tubo el mayor índice de retirada por pérdida de eficacia respecto al resto de los fármacos biológicos. Certolizumab y infliximab hubieron más, mientras que etanercept fue el que menos retiradas obtuvieron debidas a reacciones adversas respecto al resto de fármacos. Según los resultados obtenidos mediante MCT de los ensayos incluidos, se observaron diferencias en los valores de discontinuación de los diferentes fármacos, favoreciendo sobretodo a certolizumab, etanercept, and rituximab respecto del resto de fármacos antirreumáticos biológicos modificadores de la enfermedad. Estas diferencias potenciales proponen que sean más exploradas en otros estudios.
Palabras claves:
  • fármacos biológicos
  • antirreumáticos
  • discontinuación
  • artritis reumatoide
  • tolerabilidad
  • reacciones adversas
  • retirada del tratamiento
  • MCT

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.