Digest

 

La mielofibrosis es una patología que provoca algias, fatiga, esplenomegalia y complicaciones relacionadas con las afecciones hematológicas. En la actualidad el único tratamiento curativo para los pacientes con mielofibrosis es el trasplante de progenitores hematopoyéticos, tratamiento que solo se realiza en una minoría de casos. Ruxolitinib es un fármaco inhibidor de unas enzimas implicadas en la hematopoyesis, las januskinasas. Una desregulación de estos enzimas,provocada por una mutación genética, parece estar implicada en la causa de esta patología. Es un fármaco recientemente aprobado por la EMA y por la AEMPS a finales del 2012. La FDA autorizó el fármaco en 2011. La aprobación del fármaco se basó en dos ensayos clínicos aleatorizados. En el primero fue un ensayo de fase 3, doble ciego y aleatorizado, dondese comparaba el fármaco con placebo. Se incluyeron 309 pacientes con mielofibrosis con elevado riesgo de evolución desfavorable. La mortalidad a la semana 24 no fue inferior de forma estadísticamente significativa (6,5% vs 9,1%) pero sí en la semana 51 (8,4% vs 15,6%, p=0,04). Los resultados tienen una significación dudosa, debido a la falta de comparación con la evolución natural de la enfermedad y por la baja proporción de muertes ocurridas en el grupo control. Con ruxolitinibhubó una mayor proporción de pacientes con disminución de la sintomatología (45,9% vs 5,3%, p<0,0001). No hubo diferencias en los requerimientos transfusionales entre los dos grupos. La variable principal fue la reducción del volumen basal esplénico >35% y ruxolitinib presentó mejores resultados (41,9% vs 0,7%, p<0,0001). Se trata de una variable intermedia con dudosa significación clínica debido a la ausencia de correlación con la disminución de sintomatología. El segundo estudio fue un ensayo de fase 3 abierto con aleatorizacion 2:1, donde se incluyeron 219 pacientes no candidatos a trasplante, donde se comparaba ruxolitinib con el mejor tratamiento disponible (MTD) a criterio del investigador. La mortalidad fue algo inferior para el MTD (8% vs 5%). Se observó una tendencia a la mejora de los síntomas con ruxolitinib. La variable principal también la reducción del volumen basal esplénico >35%, donde ruxolitinib presentó una mayor eficacia (28,1% vs 0%). Ruxolitinib empeoró los parámetros hematológicos asociados a la enfermedad (anemia, trombopenia) y produjo problemas neurológicos (cefalea, vertigo, confusión). Además, en caso de suspender el fármaco se asoció a un efecto rebote de la sintomatología de la enfermedad. A nivel práctico se considera que ruxolitinib presenta en la mayoría de pacientes un perfil beneficio-riesgo desfavorable y es mejor evitar el fármaco. La evaluación de ruxolitinib se debería de continuar en el contexto de ensayos clínicos para aquellos pacientes no candidatos a trasplante y con sintomatología importante.
Palabras claves:
  • Ruxolitinib
  • mielofibrosis

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.