Digest

 

El ipilimumab ha sido autorizado para el tratamiento del melanoma avanzado en adultos que han recibido tratamiento anterior. Se trata de un anticuerpo monoclonal que impide la acción del Antígeno 4 de los Linfocitos TCitotóxicos (CTLA-4), el cual es un regulador negativo de la activación de los linfocitos, por lo que el efecto del ipilimumab se traduce en la activación y proliferación de linfocitos T, así como de su infiltración tumoral, lo que provoca la destrucción de las células tumorales. Su eficacia clínica ha quedado claramente demostrada en términos de prolongación de la vida de los pacientes. En concreto, la mediana de supervivencia en un reciente meta-análisis de ensayos clínicos fue de 18,8 meses, entre 4 y 7 meses más que el resto de las alternativas de quimio o inmunoterapia actualmente disponibles. Los datos del principal ensayo clínico muestran porcentajes de supervivencia con ipilimumab solo del 41% a 12 meses, del 18% a 24 meses y del 9,5% a 36 meses. Atendiendo a su condición de agente inmunoestimulante, su perfil toxicológico es complejo e importante, resaltando sobre todo la diarrea como efecto más frecuente y grave, que puede obligar a suspender el tratamiento. No obstante, la mayoría de los efectos adversos responde al tratamiento médico o a la suspensión de la administración de ipilimumab. El melanoma es el tumor maligno cutáneo más importante en razón de su pronóstico, ya que es el responsable de más del 90% de las muertes asociadas a cánceres cutáneos. Por otro lado, el promedio de supervivencia del melanoma en estadio avanzado es de 8-11 meses, sin que ninguna de las terapias actualmente disponibles mejore de forma significativa la supervivencia global. Por lo tanto, puede considerarse al ipilimumab como un significativo avance en este campo, en el que unos pocos meses de vida ganados (entre 4 y 7) deben ser valorados favorablemente, ante las muy limitadas expectativas de vida de los pacientes con melanoma maligno avanzado que ha progresado tras al menos un tratamiento previo. Finalmente, debe considerarse también el aspecto farmacológico, que añade una nueva vía de ataque en estas condiciones, facilitando la respuesta inmunológica propia del organismo frente a las células tumorales. Más allá de su autorización en melanoma avanzado, también está siendo objeto de ensayos clínicos en cáncer de pulmón, próstata y riñón, con resultados preliminares esperanzadores.
Palabras claves:
  • Ipilimumab
  • Melanoma
  • Yervoy®

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.