Digest

 

Un aporte alimentario adecuado de calcio y una exposición solar suficiente, asegurando una disponibilidad suficiente de vitamina D, constituyen las medidas básicas para la prevención de la osteoporosis. La suplementación farmacológica con calcio o con vitamina D no ha demostrado eficacia en la prevención primaria de las fracturas en mujeres menopáusicas. El aporte de calcio y vitamina D aumentan la densidad ósea. Los resultados de los estudios evaluando el riesgo de fracturas tienen resultados diferentes. La vitamina D asociada a calcio tiene una eficacia demostrada en la prevención de las fracturas de cuello de fémur y de fracturas no vertebrales en aquellos ancianos que viven institucionalizadas. Estos suplementos tienen efectos adversos digestivos y renales. Se considera que el aporte externo de calcio es útil cuando la ingesta alimentaria es insuficiente. Existen varios estudios que han evaluado el efecto de estos suplementos sobre el riesgo cardiovascular (CV). Respecto al efecto de los suplementos de calcio sobre el riesgo CV los datos se basan en un metanálisis, en un ensayo clínico y cuatro estudios epidemiológicos. El metanálisis de 15 ensayos clínicos evaluando la administración de 500 mg/día de calcio mostró una frecuencia superior de infartos de miocardio. Se observó un riesgo relativo estimado de 1,3. No obstante estos ensayos no fueron diseñados para evaluar los riesgos cardíacos. En el estudio a 9 años con 1460 mujeres menopáusicas no se observó un incremento de enfermedad cardiovascular. Tampoco se observaron diferencias sobre el riesgo CV en los 4 estudios epidemiológicos. Los datos sobre los suplementos de calcio + vitamina D se basan en un estudio comparativo con placebo y en dos estudios de cohortes. En el estudio aleatorizado con calcio 1g/Vit D 400UI donde se incluyeron 16.000 mujeres menopáusicas que no tomasen ningún suplemento previo con un seguimiento de 7 años. En el grupo de pacientes con suplementación se observó una mayor incidencia de infarto (3,5‰ vs 2,9‰, RR=1,2 (IC95%: 1,01 – 1,3)). Los dos estudios de cohortes presentaron resultados distintos. En un estudio en Reino Unido con 9000 mujeres menopáusicas y con un seguimiento de 4 años no demostró un incremento en la frecuencia de eventos CV. Otro estudio de cohortes con 23980 pacientes y un seguimiento medio de 11 años mostró un riesgo más elevado de infarto de miocardio (RR=1,9, IC95:1,2-3,0)) En un estudio epidemiológico la hipercalcemia se asoció a un incremento de la mortalidad cardiovascular. Se concluye que, por prudencia, es mejor no suplementar de forma sistemática a los pacientes con calcio y vitamina D. Además, en caso de instaurarse la suplementación se recomienda ajustar la dosis según los aportes alimentarios, con objeto de evitar una hipercalcemia.
Palabras claves:
  • calcio
  • vitamina D
  • riesgo cardiovascular

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.