Digest

 

Vancomicina es un antibiótico ampliamente utilizado desde finales de la década de los 50. Aunque han aparecido antibióticos anti-grampositivos y hay ciertas cepas de estafilococos con baja susceptibilidad a vancomicina, sigue siendo el gold-standard del tratamiento de la bacteriemia causada por estafilococos meticilin-resistentes. Vancomicina presenta claras correlaciones dosis-respuesta y dosis-toxicidad. La base experimental de este modelo es menos robusta de lo que se cree, y hay importantes aspectos sobre la resistencia a vancomicina como los biofilms y el efecto del inóculo, que no se tienen en cuenta. Basadas en este modelo, las guías clínicas actuales recomiendan una administración intermitente de vancomicina con unos niveles valle objetivos de 15-20 mg/L. También hay estudios que defienden la administración en infusión contínua con unos niveles objetivo de 20-25 mg/l, con una eficacia similar pero con menos nefrotoxicidad. Vancomicina dista mucho de ser el antibiótico ideal. Su administración tan solo puede ser parenteral, se distribuye por todo el cuerpo, aunque la penetración en algunos tejidos es muy baja. Por ejemplo, en las meninges no inflamadas la penetración es de un 0 a 18%; en pulmón, de un 41 a 51%; y en piel y tejidos blandos, es de un 10 a 30%. Además, el efecto bactericida es bajo cuando el inóculo es alto. El parámetro que mejor se correlaciona con la eficacia de vancomicina es la relación AUC/CMI. Uno de los estudios más importantes en este campo concluyó que había una relación estadísticamente significativa entre la curación clínica y una AUC/CMI > 400 y entre curación bacteriológica y AUC/CMI > 850. Sin embargo, la CMI utilizada en este modelo, es la que utiliza en ensayos in vitro con un valor bajo de inóculo bacteriano en la fase de crecimiento exponencial (105-106), por lo que en caso de infecciones graves como endocarditis o formación de biofilms, esta relación AUC/CMI no sería la más apropiada ya que se necesitarían dosis más elevadas de vancomicina. En cuanto a la toxicidad, a parte de las reacciones idiosincráticas y la aparición durante la administración del “síndrome del hombre rojo”, también presenta una clara relación dosis-toxicidad con un margen terapéutico estrecho. Por lo que respecta al ajuste de dosis, mientras la dosis inicial debe ser independiente de la función renal, la dosis de mantenimiento debe ajustarse en insuficiencia renal moderada ya sea disminuyendo la dosis o aumentando el intervalo. En los pacientes en hemodiálisis, vancomicina se administra tres veces por semana al final de la diálisis. En los últimos años se han realizado múltiples metanálisis para comparar el impacto clínico de linezolid versus vancomicina y en muchos de ellos no se han encontrado diferencias entre los dos antibióticos.
Palabras claves:
  • MRSA
  • PK/PD
  • estafilococos
  • infusión contínua
  • vancomicina

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.