Digest

 

Los pacientes con enfermedad hepática crónica pueden tener más riesgo de padecer tromboembolismo venoso debido a su estilo de vida sedentario, enfermedades concomitantes, vasos sanguíneos dañados (lo que aumenta la inflamación) y un flujo sanguíneo esplácnico lento. Sin embargo, en estos pacientes se produce un incremento en el INR, debido a la síntesis disminuida de factores de la coagulación, lo que provoca que a menudo se etiquete a estos pacientes como “autoanticoagulados” y se asuma que tienen un menor riesgo de formación de trombos. No obstante, cabe tener en cuenta que el daño hepático produce también una disminución en la producción de anticoagulantes fabricados por el hígado (antitrombina, proteína C y proteína S), aunque ello no se refleje en los tests de coagulación más habituales. Así pues, debido a esta coagulopatía mixta, es difícil evaluar el riesgo de tromboembolismo venoso que presentan estos pacientes y determinar cuáles se beneficiarían de profilaxis farmacológica. Por el otro lado, los clínicos tienen cierta aversión al uso de anticoagulantes en pacientes que perciben que son de alto riesgo de sangrado. El objetivo de este estudio era determinar si la profilaxis farmacológica del tromboembolismo venoso (ETV) iba asociada a una disminución de ETV o a un incremento en la incidencia de sangrado en pacientes con enfermedad hepática crónica. Se trata de un estudio llevado a cabo en el University Medical Center de Southern Nevada, que incluyó a todos los pacientes con 18 años o más y enfermedad hepática crónica hospitalizados más de 24 horas, entre abril de 2008 y abril de 2011. Se hallaron 1581 pacientes con estas características, de los que 392 (24,7%) recibieron profilaxis farmacológica del tromboembolismo venoso. La incidencia de ETV en el grupo con profilaxis fue del 0,5%, comparado con un 1,8% detectado en el grupo sin profilaxis (p=0,05). Las tasas de sangrado documentadas fueron asimismo inferiores en el grupo con profilaxis (2,0% frente a 10,3%, p<0,001). En este estudio se identificaron las malignidades activas, los traumas, las cirugías durante la hospitalización y la historia de ETV previo como factores de riesgo para desarrollar ETV. Así pues, el uso de profilaxis farmacológica del tromboembolismo venoso en pacientes con enfermedad hepática crónica se asoció a una menor incidencia de esta enfermedad sin incrementar el riesgo de sangrado, por lo que esta práctica debería ser considerada de forma rutinaria en pacientes de dichas características, especialmente en aquellos con alguno/s de los factores de riesgo citados.
Palabras claves:
  • Enfermedad hepática
  • tromboembolismo
  • anticoagulación
  • profilaxis

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.