Digest

 

En los pacientes afectados de enfermedad de Cushing, cuando la exéresis quirúrgica del adenoma hipofisario no se considera una opción válida, no se dispone de ninguna alternativa terapéutica eficaz. Existen varias alternativas utilizadas como usos compasivos: ketoconazol, metirapona, mitotano, cabergolina o mifepristona. Pasireotidao es un análogo intravenoso de la somatostatina, activo sobre 4 de sus 5 receptores, que ha sido aprobado por la EMA. Actualmente no se encuentra todavía comercializado en nuestro país. El dosier con el que se aprobó el fármaco no incluía ningún estudio comparativo con otro fármaco. La evidencia se basó en un estudio comparando dos dosis de pasireotida y también en dos estudios no comparativos. Los estudios no comparativos únicamente incluyeron a 39 y a 17 pacientes respectivamente. En el estudio comparativo doble ciego se incluyeron a 162 pacientes con enfermedad de Cushing persistente o recidivante tras cirugía o no candidatos a cirugía. Se comparó la administración de 0,9 mg vs 0,6 mg. La variable principal fue la proporción de pacientes respondedores a los 6 meses del tratamiento. La respuesta se definía como la normalización de los niveles de cortisol libre urinario sin requerir un incremento de dosis del fármaco. Según el análisis, únicamente la dosis de 0,9 mg fue considerada eficaz, con una normalización de la tasa media de cortisol libre urinario del 26%. En uno de los estudios comparativo casi todos los pacientes (95,7%) presentaron efectos adversos imputables a pasireotida. En el 25% de los casos se consideraron que fueron graves. Los efectos adversos más destacables fueron: hiperglicemia, diarreas, náuseas, litiasis biliar, alargamiento del intervalo QT, bradicardias, etc. No se considera que pasireotida interracione a nivel de citocromo P450. Sí que puede haber interacción a nivel de glicoproteína P. Además hay que tener en cuenta las posibles interacciones farmacodinámicas con aquellas moléculas que puedan provocar hiperglicemias, arritmias, etc. Se considera que el balance beneficio-riesgo de pasireotida es poco favorable. No se comparó el fármaco con los medicamentos utilizados en la enfermedad de Cushing. No obstante, cuando se trate de una enfermedad grave, cuando la cirugía ha fracasado o no se considera una opción válida, se podría considerar justificado el uso de pasireotida en caso de realizar un seguimiento estrecho de los pacientes.
Palabras claves:
  • Pasireotido
  • Enfermedad de Cushing

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.