Digest

 

Además del uso de ciertos medicamentos para tratar aspectos no estrictamente psicopatológicos, como el megestrol para los cuadros de anorexia y la ciproterona para la hipersexualidad (con resultados poco concluyentes), otros diversos medicamentos están siendo objeto de investigación en pacientes con demencia. Las crisis convulsivas son raras en pacientes con enfermedad de Alzheimer, pero pueden requerir la administración de fármacos antiepilépticos, algunos de los cuales (gabapentina) se han empleado para el manejo de los trastornos conductuales. Igualmente, los betabloqueantes se utilizan en cuadros de agitación y acatisia. El tramiprosato fue el primer agente antiamiloide en participar en un ensayo clínico de fase III pero no ha mostrado una eficacia significativamente superior al placebo en pacientes con enfermedad de Alzheimer. El R-flurbiprofeno, pese a las expectativas que despertó en sus primeras fases de estudio, fue retirado cuando se encontraba en fase III de desarrollo, ya que su efecto no era mejor que el del placebo. Asimismo, los antioxidantes, como la vitamina E, la selegilina, la vitamina B12 y el ácido fólico, y los estrógenos tampoco han demostrado ningún efecto beneficioso en la evolución de la demencia. Mención especial merece la inmunoterapia. El desarrollo de una inmunización activa o pasiva contra el beta-amiloide se encuentra todavía en fase de desarrollo. En el año 2001 se realizó el primer ensayo en seres humanos, el cual tuvo que interrumpirse, pues el 6% del grupo sometido a inmunoterapia sufrió meningoencefalitis. Sin embargo, la autopsia de 8 casos mostró que las placas de amiloide del cerebro se habían retirado casi completamente. Actualmente, existen ensayos en curso con nuevas variantes de vacuna o con inmunización pasiva. Hay algún estudio que muestra los efectos beneficiosos del metilfenidato sobre la apatía en pacientes con enfermedad de Alzheimer. También algunas especies vegetales o sus principios activos, empleados en la medicina tradicional china, han sido evaluados en diferentes ensayos clínicos. Con la única excepción del ginseng, cuya modesta utilidad ha sido puesta de manifiesto en dos pequeños estudios clínicos, el resto de agentes fitoterapéuticos no ha demostrado ninguna utilidad en la preservación de las funciones cognitivas en pacientes con enfermedad de Alzheimer.
Palabras claves:
  • Alzheimer
  • Tratamientos farmacológicos experimentales

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.