Digest

 

Numerosos estudios han demostrado que los DIURETICOS tienen efectos nefastos sobre el metabolismo de las lipoproteínas. Los DIURETICOS TIAZIDICOS aumentan la tasa de triglicéridos alrededor del 25% y la tasa de C-LDL (= colesterol ligado a las lipoproteínas de baja densidad = factor aterógeno) sobre un 15%. Los DIURETICOS HIPERPOTASEMICOS y los DIURETICOS DEL ASA tienen los mismos efectos desfavorables pero de manera menos pronunciada. La influencia de los BETA-BLOQUEANTES sobre los lípidos sanguíneos parece depender de la actividad simpatomimética intrínseca. Los derivados desprovistos de tal actividad como el propranolol ( SUMIAL° ), aumentan los triglicéridos de un 20 a 50% y reducen el C-HDL (= colesterol ligado a las lipoproteínas de alta densidad) en un 15% Al contrario, los derivados que tienen una potente actividad simpaticomimética intrínseca, como el pindolol (no en España) tienen pocos efectos sobre los triglicéridos y pueden aumentar el C-HDL sobre un un 10%. Los ALFA-BLOQUEANTES como la prazosina ( MINIPRES° ) tienen efectos favorables sobre el perfil lipídico reduciendo los triglicéridos de 5 a 15% y aumentando el C-HDL de 5 a 15%. La influencia de los ANTAGONISTAS DEL CALCIO y de los IECA sobre los lípidos sanguíneos suele ser neutra.
Palabras claves:
  • BETA-BLOQUEANTES
  • COLESTEROL
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • MONITORIZACION
  • DIURETICOS
  • CALCIO-ANTAGONISTAS
  • ALFA-BLOQUEANTES
  • IECA

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.