Digest

 

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo caracterizado por dificultad para mantener la atención y/o persistencia de actitud hiperactiva-impulsiva. Su presencia se asocia con efectos negativos en el funcionamiento social y pobres resultados académicos u ocupacionales.

Los medicamentos de primera línea para el control de los síntomas incluyen estimulantes como el metilfenidato o las anfetaminas. Aunque inicialmente fue definido como un trastorno infantil, los datos confirman que es corriente la persistencia o incluso la aparición en la edad adulta, lo que se traduce en que cada vez son más los adultos con prescripción para este tipo de medicamentos, incluyendo mujeres en edad reproductiva que pueden verse expuestas sin conocimiento durante el embarazo, especialmente en las primeras etapas. Los datos sobre la seguridad de estos medicamentos al inicio del embarazo en humanos son escasos, y la evidencia observada con animales expuestos a altas dosis, especialmente en el caso de las anfetaminas, sugiere cierto riesgo de malformaciones congénitas.

El consorcio “International Pregnancy Safety Study (InPreSS)” es un organismo que busca proporcionar los mejores datos disponibles sobre la seguridad de los medicamentos recetados durante el embarazo en humanos combinando analisis de datos a gran escala mediante los estándares metodológicos más altos. Desde esta iniciativa se realizó un estudio teniendo en cuenta distintas cohortes de nacimientos de gran tamaño para determinar y cuantificar el riesgo de malformaciones congénitas asociadas con la exposición intrauterina a medicamentos estimulantes para el TDAH en las primeras etapas de gestación.

Inicialmente se utilizaron datos de 1,8 millones de embarazos ocurridos en EE.UU. Entre las mujeres de esta cohorte, más de 2.700 obtuvieron una receta para metilfenidato durante el primer trimestre de embarazo y a más de 5.500 se les prescribieron anfetaminas. Los hallazgos derivados de este primer análisis se validaron utilizando una segunda cohorte de 2,5 millones de embarazos de la “Nordic Health”, registros que aúnan datos de salud de 5 países nórdicos (Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia).

En general, con base en ambas poblaciones, el equipo encontró que el uso de anfetaminas en estas pacientes no se asoció con ningún riesgo de defecto congénito en la descendencia, mientras que el consumo de metilfenidato se asoció con un aumento del 28% en el riesgo de malformaciones cardíacas después de la exposición durante el primer trimestre del embarazo, pero no con riesgo de otros tipos de malformación. Este aumento del riesgo se corresponde con tres bebés adicionales nacidos con defectos cardíacos congénitos por cada 1.000 mujeres tratadas con metilfenidato durante el primer trimestre del embarazo.

Aunque el riesgo absoluto es pequeño, estos resultados aportan información importante que debe ser útil al sopesar los riesgos y beneficios de las diferentes estrategias de tratamiento para el TDAH en mujeres en edad reproductiva o al inicio del embarazo.

Palabras claves:
  • embarazo
  • trastorno por déficit de atención con hiperactividad
  • TDAH
  • estimulantes
  • metilfenidato
  • anfetaminas
  • riesgo de malformaciones congénitas

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.