Digest

 

La hipertensión portal va frecuentemente asociada a la cirrosis y las varices hemorrágicas son la peor complicación de la hipertensión portal. El control de la hemorragia en fase aguda se hace por esclerosis o farmacológicamente con somatostatina o su análogo sintético octreótido. Después de un episodio inicial de sangrado, muchos pacientes sufren recaídas, especialmente las primeras semanas. Para reducir este riesgo se precisa tratamiento esdoscópico y farmacológico. Para prevenir el resangrado los fármacos más utilizados son los beta-bloqueantes tipo propranolol o nadolol. Este último tiene la ventaja de que puede administrarse una vez al día y no se metaboliza por el hígado. La dosis ideal de beta-bloqueantes para cada individuo es aquella que consigue una reducción del 25% del pulso en situación de reposo. El efecto hipotensor de los beta-bloqueantes puede incrementarse con la asociación de nitratos (habitualmente 5-mononitrato de isosorbide). En todos los pacientes con cirrosis hepática se recomienda profilaxis primaria de hemorragia con beta-bloqueantes, si endoscópicamente se observa que existen varices con riesgo de sangrado. Para los pacientes que no toleran los beta-bloqueantes, los nitratos son una alternativa efectiva en la profilaxis primaria de hemorragias. La combinación de beta-bloqueantes y nitratos ha demostrado ser la terapia óptima para la profilaxis primaria.
Palabras claves:
  • PROPANOLOL
  • ESCLEROSIS
  • ENDOSCOPIA
  • SOMATOSTINA
  • OCTEÓTRIDO
  • CIRROSIS
  • NITRATOS
  • DOSIS
  • NADOLOL

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.