Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas, prevención, efectividad, cáncer de pulmnón antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota cefideracol lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma tratamiento cáncer farmacovigilancia anticoagulantes insuficiancia renal asma efectos secundarios Diabetes

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

La manía leve puede tratarse ambulatoriamente, pero debe controlarse para reconocer si progresa a un estadío más grave, ya que se puede presentar de manera rápida e inesperada. Es importante el apoyo de la familia y el entorno del paciente. Los casos leves de manía responden bien al litio, solo o asociado a las benzodiazepinas. El litio posee menos efectos adversos que los neurolépticos y previene episodios de depresión, que ocurren a menudo. La dosis de litio debe ajustarse a cada paciente para conseguir unos niveles plasmáticos de 1-1.2 mmol/l a las 12 horas de su administración. El efecto del litio no se observa hasta pasados 7-10 días. Puede añadirse tratamiento con benzodiazepinas como sedantes e hipnóticas. En los casos más graves de manía debe asociarse el litio a los neurolépticos, que poseen un inicio de acción más rápido. La tendencia actual es dar dosis bajas de neurolépticos (por ej. 10 mg/día de haloperidol), para evitar los efectos adversos asociados a dosis altas (disquinesia tardía, neurotoxicidad, síndrome neuroléptico maligno, alteraciones de la conducción cardíaca y muerte súbita). También se utilizan carbamazepina y ácido valproico como alternativas al litio o asociados a él, en lugar de los neurolépticos. Cuando en un paciente existen recurrencias cada 1 o 2 años se recomienda profilaxis con litio. El tratamiento con litio debe suspenderse lentamente, durante varias semanas, para evitar la recaída que se puede producir al suspenderlo bruscamente. La reintroducción del litio después de suspenderlo parece que produce un efecto inferior.
Palabras claves:
  • HALOPURINOL
  • VALPROICO
  • TOXICIDAD
  • CARBAMAZEPINA
  • NEUROLÉPTICOS
  • MONITORIZACIÓN
  • DOSIS
  • LITIO

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.