Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1998 (9)

La melatonina es una hormona natural fabricada en la epífisis cerebral, esencialmente durante la noche. Su producción sigue un ritmo circadiano, con un máximo entre las 2 y las 4 h de la mañana. Su función primordial es la de coordinar los ritmos biológicos, sobre todo la función del sueño. En muchas ocasiones se ha mencionado el interés de la melatonina como terapia de los trastornos cronobiológicos, sobre todo para el desfase horario (""jet lag""). En varios ensayos se ha demostrado que la melatonina, a una posología usual de 1-5 mg, aceleraba la adaptación al nuevo horario, aunque los resultados no siempre eran significativos. Por otra parte tampoco se sabe con exactitud el momento de la toma. Parece preferible tomar la melatonina después de volar hacia el este o el oeste durante 4-6 d, al acostarse. Algunos expertos recomiendan además una dosis durante 1-3 días antes de volar hacia el este, a media tarde, para regular el reloj interno. La melatonina se tolera bien y su principal efecto adverso es un cansancio diurno. Recordemos que todavía se desconocen las consecuencias de un empleo a largo plazo: riesgo de ""down-regulation"" de los receptores y hábito. NdlR: hay que tener en cuenta una posible contaminación (impurezas) de los preparados, ya que no han sido objeto de control.
Palabras claves:
  • INDICACIONES
  • EFECTOS ADVERSOS
  • DOSIS
  • ADMINISTRACIÓN

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.