Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1998 (9)

Contrariamente a la opinión general, la práctica del deporte no está contraindicada para los diabéticos de tipo I. Incluso es necesaria principalmente para evitar las complicaciones vasculares de la enfermedad. El diabético joven puede practicar deportes de competición. Ha de estar informado de la duración e intensidad del esfuerzo en función de la necesidad de insulina. Las cantidades de hidratos de carbono y de insulina y el momento de tomarlas se han de establecer para cada individuo. La necesidad de glúcidos aumenta con la actividad física. En cambio, la necesidad de insulina puede disminuir por un descenso de la utilización periférica de la glucosa. Según los especialistas en medicina deportiva, las actividades de resistencia como el jogging, ciclismo, esquí o natación están especialmente indicadas para los diabéticos. Un ejercicio físico intenso diario, de 1-2 horas, tiene un efecto positivo sobre el metabolismo, los vasos sanguíneos, la función cardiovascular y los trastornos lipídicos. Un curso de inmersión, especialmente concebido para diabéticos, demostró que este esfuerzo intenso también es posible en caso de diabetes insulinodependiente.
Palabras claves:
  • RECOMENDACIONES
  • CONSEJOS
  • EJERCICIO

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.