Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1998 (9)

Actualmente el virus de la hepatitis B se trata con interferón o de forma profiláctica mediante vacunación. El interferón se administra por vía intramuscular y los efectos adversos que produce son similares a los síntomas de la gripe como mialgia, hiperpirexia, fatiga, anorexia, leucopenia y algunas veces caída del cabello y depresión. Todos estos efectos limitan su utilización. Recientemente la FDA ha aprobado la lamivudina como primer tratamiento oral para la hepatitis B. La lamivudina, nucleósido inhibidor de la transcriptasa reversa, está indicada en los tratamientos antiretrovirales. La experiencia demuestra que con dosis diarias de 100 mg durante 1 año aparecen mejorías en las histologías de hígado y descenso de los niveles de transaminasas. Los efectos adversos descritos con el tratamiento de lamivudina son malestar, fatiga, náuseas, vómitos, dolor abdominal y cefalea. También se ha descrito algún caso de acidosis láctica, hepatomegalia con esteatosis y fallo hepático mortal. Queda sin determinar la duración del tratamiento con lamivudina pero se ha visto una mejoría clínica. Se deben realizar más ensayos, e incluso estudiar el sinergismo entre la lamivudina y el interferón.
Palabras claves:
  • EFICACIA
  • INDICACIONES
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • DOSIS
  • ASOCIACIONES

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.