Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1999 (10)

La esofagitis, inflamación del esófago que se presenta con disfagia, dificultad de tragar y dolor subesternal al deglutir, es de etiología muy diversa. Las causas pueden ser por ingestión de cáusticos, enfermedades como el reflujo gastro-esofágico o infecciones y por la ingesta de fármacos sólidos por vía oral. La esofagitis inducida por fármacos no es muy frecuente y normalmente es autolimitante, pero en algunos casos puede complicarse con secuelas graves, como hemorragia esofágica, perforación, por ello es importante educar a los pacientes que posean factores de riesgo para prevenir la esofagitis. Los factores precipitantes de la esofagitis son: Administración de la medicación de forma inadecuada (en posisicón tumbado o al acostarse, con poco líquido o tomando varios medicamentos a la vez) Obstrucción mecánica Alteraciones de la motilidad Alteraciones musculares (hipotiroidismo, miopatías) Alteraciones neurológicas (accidentes vasculares cerebrales, esclerosis múltiple, miastenia gravis) Los fármacos que por sus características fisico-químicas o farmacológicas se han asociado alguna vez a esofagitis son: AINEs Alendronato Corticoides Tetraciclina Aspirina Quinidina Zalcitabina Clindamicina Rifampicina Zidovudina Cloruro potásico Sulfato ferroso
Palabras claves:
  • RIESGOS
  • CONSEJOS
  • ADMINISTRACION
  • RECOMENDACIONES
  • PRECICPITANTES

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.