Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1999 (10)

El citalopram es un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) con poco efecto sobre la dopamina o noradrenalina y casi o ningún efecto sobre los receptores muscarínicos, histamínicos o adrenérgicos. Se absorbe rápidamente alcanzando la concentración máxima sérica en 4 horas y concentraciones estables en una semana. Se metaboliza en hígado y tiene excreción renal en un 20%. La semivida de eliminación es muy larga (35 horas). La dosis que se recomienda es 20mg al día, pero puede aumentarse hasta 40mg o 60mg. Preferiblemente tomar por las mañanas o al mediodía, no por la noche y siempre fuera de las comidas. Los efectos adversos más frecuentes son náuseas, xerostomía, somnolencia, insomnio, taquicardia, hipotensión postural, parestesia, cefalea, erupciones y eyaculación retrasada. No se han descrito interacciones significativas con la administración concomitante de digoxina, litio, warfarina, o carbamazepina. Fármacos como omeprazol, eritromicina y ketoconazol pueden aumentar los niveles séricos de citalopram, mientras que la administración concomitante con metoprolol e imipramina aumenta la concentración sérica de éstos fármacos. No puede administrarse simultáneamente con inhibidores de la mono-amino oxidasa (IMAO) porque podría producirse un síndrome serotoninérgico que puede ser mortal. Debe transcurrir un período de 14 días al cambiar de un IMAO a citalopram o viceversa. El citalopram no presenta ventajas sobre otros ISRS en depresiones.
Palabras claves:
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • DOSIS
  • ADMINISTRACION
  • INTERACCIONES
  • EFICACIA
  • COMPARACION

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.