Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1998 (9)

Los preparados para el tratamiento de la gripe y de los resfriados gozan de gran popularidad, debida en parte a su promoción directa entre el público. Estos preparados acostumbran a asociar un antipirético, un vasoconstrictor (por ej: fenilefrina, pseudoefedrina) a los que a veces se añade un antihistamínico H1 anticolinérgico o un antitusígeno. Es bueno recordar que estas asociaciones, indicadas para el tratamiento de afecciones poco importantes, pueden suponer riesgos para algunos pacientes. VASOCONSTRICTORES SIMPATOMIMETICOS : se utilizan para aliviar la congestión nasal. Su uso puede provocar efectos adversos neurológicos centrales (migraña, insomnio, ansiedad, etc.) y efectos cardiovasculares (hipertensión, taquicardia, dolor anginoso). Debe evitarse su empleo en pacientes de riesgo, especialmente en caso de hipertensión arterial, de hipertiroidismo y de insuficiencia coronaria. ANTIHISTAMINICOS H1 : se usan para atenuar la secreción nasal y los estornudos. Pueden provocar somnolencia y efectos anticolinérgicos (sequedad de boca, retención urinaria, trastornos de acomodación visual). Debe evitarse usarlos para pacientes de riesgo, especialmente en caso de hipertrofia de próstata, de retención urinaria y de glaucoma. ANTITUSIGENOS: está contraindicado asociar el dextrometorfano con inhibidores de la monoamina oxidasa (IMAO) debido al riesgo de síndrome serotoninérgico, poco frecuente, pero grave. ANALGESICOS: recordemos que la dosis letal de paracetamol para un alcohólico es de 4 g (en vez de 10 g).
Palabras claves:
  • INTERACCIONES
  • RIESGO
  • ASOCIACIONES
  • GRIPE
  • ALCOHOL
  • EFECTOS-ADVERSOS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.