Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1998 (9)

Las hipertensas crónicas, mujeres tratadas habitualmente con antihipertensivos, en período de gestación inferior a 20 semanas, pueden seguir tomando su medicación a excepción de IECAs y ARA II. Si se diagnostica HTA, por primera vez, después de las primeras 20 semanas de gestación, o bien, a las 24h post-parto se considera HTA gestacional. Debe prestarse atención a los síntomas que sugieran pre-eclamsia o eclamsia (edema, proteinuria, alteración hepática, hematológica, crisis convulsivas). En HTA no grave en el embarazo, el fármaco de elección es la metildopa y como alternativa se dispone de labetalol, pindolol, oxprenolol y nifedipino. Los b-bloqueantes son seguros en el último período de gestación, si se toman al principio, se asocian con un crecimiento retardado del feto. El verapamilo puede disminuir las contracciones uterinas, los diuréticos producir trombopenia, alteraciones en el metabolismo de los hidratos de carbono e hiperbilirrubinemia en el recién nacido. Los IECAs y los ARA II se han relacionado con problemas neonatales graves como fallo renal y muerte, por ello se deben evitar durante el embarazo. La utilización de ácido acetil salicílico a dosis bajas o los suplementos de calcio no han mostrado ser eficaces para la prevención de pre-eclamsia.
Palabras claves:
  • BETA-BLOQUEANTES
  • CONTRAINDICACIONES
  • INDICACIONES
  • DIAGNÓSTICO
  • IECAS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.