Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1999 (10)

En la enfermedad de Alzheimer parece que existe una predilección para la destrucción de neuronas colinérgicas, observándose un déficit del neurotransmisor acetilcolina. Se postula que los agentes colinérgicos e inhibidores de la colinesterasa (tacrina, donepezilo) pueden ser beneficiosos para paliar este déficit. Los resultados obtenidos con la tacrina son contradictorios. Sus complicaciones incluyen elevación de las transaminasas hepáticas hasta en un 45% de los pacientes. El tratamiento con tacrina debe iniciarse con dosis de 40 mg/día (en 4 dosis) y no debe incrementarse hasta pasadas 6 semanas, a dosis de 80 mg/día. Pueden plantearse incrementos de dosis posteriores, con intervalos de 6 semanas hasta un máximo de 120-160 mg/día, según tolerancia y elevación de transaminasas. Los enzimas hepáticos deben monitorizarse durante los 4 primeros meses de tratamiento cada 2 semanas, control mensual los siguientes 2 meses y posteriormente cada 3 meses. El tratamiento debe suspenderse en caso de observarse una elevación de las transaminasas (ALT), cinco veces superior a lo normal. El donepezilo debe iniciarse a dosis de 5 mg/día, antes de acostarse (con o sin comida), después de 4-6 semanas se incrementa a 10 mg/día. Sus efectos adversos son náuseas, vómitos, diarreas y constipación. La monitorización hepática que requiere la tacrina encarece su tratamiento, especialmente en vista de los modestos resultados obtenidos. La administración del donepezilo (una vez al día) y el no asociarse casos de hepatotoxicidad, hacen que éste último sea una opción más coste-efectiva.
Palabras claves:
  • DOSIS
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • TACRINA
  • DONEPEZILO
  • COMPARACIÓN

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.