Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1999 (10)

La toxina botulínica tipo A está indicada para el tratamiento del estrabismo, blefarospasmo, distonía cervical y transtornos musculares. En los pacientes que han utilizado la toxina se ha observado que las arrugas tendían a desaparecer y en los últimos años se usa como alternativa a la cirugía cosmética. Los efectos tras la aplicación de la inyección de la toxina botulínica aparecen a los 3 días, el efecto máximo aparece entre los 7 y 14 días. Las arrugas vuelven a aparecer transcurridos 3-6 meses. La posología recomendada para el uso cosmético es de 200-300 unidades por sesión, sin exceder las 400 unidades en 3 meses. Una unidad de toxina se define como la dosis intraperitoneal letal en ratones, en hombres es de 3000 unidades. No se ha descrito toxicidad sistémica tras la administración intravascular o intramuscular de las dosis utilizadas para las arrugas. Está contraindicada durante el embarazo y lactancia. No debe administrarse con los aminoglucósidos porque interaccionan con la transmisión neuromuscular. Si las dosis administradas de toxina botulínica han sido elevadas cuando se ha tratado una distonía cervical se ha observado que pueden desarrollarse anticuerpos contra la toxina que la hacen ineficaz. La forma farmacéutica comercializada en Estados Unidos contiene albúmina y no deberá utilizarse en pacientes con hipersensibilidad a ésta. Los efectos adversos descritos son pérdida de la expresión facial, dolor en la zona de punción, edema, eritema, equimosis y debilidad muscular. Se desconoce a largo plazo los efectos de la denervación muscular repetida.
Palabras claves:
  • POSOLOGIA
  • CONTRAINDICACIONES
  • DOSIS
  • ADMINISTRACION
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • INDICACION

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.