Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 2000 (11)

El glaucoma es la segunda causa de ceguera en el mundo y ésta es irreversible. La prevalencia del glaucoma, tanto de ángulo abierto como cerrado va incrementando. El glaucoma de ángulo abierto aparece en la edad adulta, habitualmente es bilateral y no presenta síntomas apreciables hasta estadíos avanzados en los que el paciente pierde la visión central. Se asocia convencionalmente a hipertensión ocular, aunque en pacientes con presión ocular adecuada también puede aparecer. El primer objetivo terapéutico es la disminución de la presión ocular lo cual previene la evolución de la pérdida de visión. Actualmente disponemos de 5 tipos de tratamientos: - agonistas colinérgicos tópicos (pilocarpina, carbacol,…), pueden incrementar las secreciones bronquiales, producir náuseas, vómitos diarrea, incrementar la miopía, dolor ocular, disminuir la visión y apnea - antagonistas beta-adrenérgicos tópicos (timolol, carteolol, levobunolol, betaxolol,…): pueden producir broncoespasmo, insuficiencia cardíaca congestiva, depresión, bradicardia, confusión, impotencia, empeoramiento de miastenia e incrementar los niveles de colesterol. - agonistas adrenérgicos tópicos (dipivefrina, brimonidina, …): pueden incrementar la presión arterial, producir taquiarrítmias, temblor, cefalea, ansiedad, inyección conjuntival, midriasis y reacciones alérgicas. - inhibidores de la anhidrasa carbónica tópicos (dorzolamida) u orales (acetazolamida): sus efectos adversos son anorexia, malestar general, depresión, parestesias, alteraciones electrolíticas, cálculos renales, discrasias sanguíneas, alergias y sabor amargo. - análogos de la prostagandinas tópicos (latanoprost): puede incrementar la pigmentación del iris y producir hipertricosis. Aunque habitualmente el tratamiento es tópico ocular debe recordarse que pueden producirse efectos sistémicos y éstos pueden ser graves. Es importante recomendar cerrar los ojos durante 1 minuto después de instilar una gota, apretando con el dedo el conducto lacrimal, cerca de la nariz, para disminuir la absorción sistémica del fármaco. Si el tratamiento farmacológico fracasa debe realizarse laserterapia y finalmente cirugía. El glaucoma de ángulo cerrado puede presentarse con incremento de la presión ocular, pupilas medio dilatadas, ojos rojos o con náuseas y vómitos, en algunos casos acompañado con cefaleas o dolores alrededor de los ojos. El tratamiento del glaucoma de ángulo cerrado es similar al de ángulo abierto. En caso de ataque agudo puede disminuirse la presión intraocular con agentes mióticos, agonistas alfa-adrenérgicos, beta-bloqueantes, inhibidores de la anhidrasa carbónica y agentes hiperosmóticos sistémicos. Sin embargo el tratamiento básico para este tipo de glaucoma es la laserterapia.
Palabras claves:
  • DORZOLAMIDA
  • LATANOPROST
  • COLIRIOS
  • PILOCARPINA
  • CARTEOLOL
  • TIMOLOL
  • CEGUERA
  • BETAXOLOL
  • ADMINISTRACION
  • RECOMENDACIONES
  • ACETAZOLAMIDA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.