Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Marzo de 2000 (13)

La retinitis por citomegalovirus (CMV) es una infección oportunista que afecta a enfermos de SIDA y que, si no se trata, provoca ceguera. Las posibilidades actuales de tratamiento (ganciclovir, CYMEVENE o foscarnet, FOSCAVIR), muchas veces resultan limitadas por importantes efectos adversos, manifestaciones de intolerancia y aparición de resistencia. Los oligonucleótidos antisentido son ácidos nucleicos de síntesis cortos, compuestos al menos por 15 nucleótidos, con una sucesión de bases claramente definida, lo que garantiza una unión altamente específica con la secuencia de ADN o de ARN complementario deseao. Los oligonucleótidos antisentido que se ligan a los ARN mensajeros (ARN-m), inhiben el proceso de traducción, lo cual bloquea la síntesis de las proteínas. El fomivirsen es un oligonucleótido antisentido que se liga a la región complementaria del ARN-m del CMV humano. Esta región ordena la síntesis de varias proteínas indispensables para la multiplicación del virus. Así, la unión del fomivirsen al ARN-m del CMV humano provoca una inhibición de la replicación viral. De esta manera es posible detener la progresión de la retinitis sea cual fuere la fase de la enfermedad. El fomivirsen se aplica localmente, es decir que, previa anestesia, se inyecta directamente en el humor vítreo del ojo. Varios estudios clínicos demuestran la eficacia de la monoterapia. En caso de administración simultánea de ganciclovir o de foscarnet se observa un efecto adicional de la acción antiviral.
Palabras claves:
  • INTRAVITREA
  • ADMINISTRACION
  • INDICACIONES
  • EFICACIA
  • SIDA
  • ASOCIACION

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.