Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Marzo de 2000 (13)

La pioglitazona está indicada para el tratamiento de la diabetes no dependiente de insulina. Es un fármaco que disminuye la resistencia a la insulina. Se puede administrar en monoterapia o asociada a una sulfonilurea, a metformina o a insulina. Otras glitazonas aprobadas anteriormente son la rosiglitazona que puede tomarse en monoterapia o asociada y la troglitazona que se ha limitado su uso por describirse casos de hepatotoxicidad grave. La dosis diaria recomendada oscila entre los 15 y 45mg. Los efectos adversos descritos son aumento de peso, edemas, anemia leve. De momento no se han descrito casos de hepatotoxicidad pero es pronto para decir algo porque el número de pacientes tratados es pequeño. La pioglitazona incrementa ligeramente los niveles colesterol en lipoproteinas de baja densidad (LDL) y reduce los triglicéridos. La administración concomitante con ketoconazol aumentaría los niveles séricos del antidiabético. No hay datos claros sobre su eficacia, sólo las comunicaciones en congresos, y no se disponen datos comparativos. En la ficha técnica se describe que es similar a la rosiglitazona en el control de la glicemia pero que posee una semivida más prolongada. Se desconoce su inocuidad a largo plazo.
Palabras claves:
  • EFICACIA
  • ASOCIACIONES
  • DOSIS
  • INTERACCIONES
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • POSOLOGIA
  • INDICACION
  • COMPARACION

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.