Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Marzo de 2000 (13)

Día a día se incorporan nuevas estrategias terapéuticas con la finalidad de paliar la sintomatología o retrasar el desarrollo del proceso. Los objetivos terapéuticos del tratamiento farmacológico de la enfermedad de Alzheimer son dos. Primero, tratar los síntomas de los trastornos psiquiátricos asociados a la misma (depresión, ansiedad, agitación, trastornos del sueño y síntomas psicóticos) y segundo mejorar y retrasar el avance del deterioro cognitivo. Para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer se han utilizado una gran variedad de fármacos como nimodipino, dihidroergotoxina, selegilina, vitamina E, vasodilatadores cerebrales y noótropos pero todos ellos han mostrado escasa o ninguna eficacia, habiéndose detectado carencias metodológicas en algunos de los ensayos clínicos en los que se han estudiado. Se están estudiando fármacos como el metrifonato (órganofosforado inhibidor de la colinesterasa), milamelina (agonista muscarínico parcial), citicolina (neurotransmisor aminogénico). También se estudian sustancias como la galantamina, eptastigmina, linopirdina, fampridina, sabeluzol, lazabemida, posatirelina, besipirdina, nebracetam, acetilcarnitina,… La línea de investigación hasta ahora es la de potenciar la función cognitiva a través de los sistemas colinomiméticos pero actualmente se estudian posibles correlaciones con los sistemas gabaérgicos.
Palabras claves:
  • NOOTROPOS
  • COLIMIMETICOS
  • ESTRATEGIAS
  • GABAERGICOS
  • EFICACIA
  • COLINERGICO
  • VASODILATADORES

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.