Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Mayo de 2000 (15)

La vigabatrina es un inhibidor irreversible del GABA (ácido gamma-aminobutírico). En los ensayos clínicos controlados existentes, la adición de vigabatrina en pacientes con convulsiones parciales refractarias, consigue una reducción en la frecuencia de convulsiones menor o igual al 50% en el 24-67% de los pacientes. En pacientes con diagnóstico de convulsiones parciales o espasmos infantiles la monoterapia con vigabatrina reduce la frecuencia de convulsiones de manera similar a la carbamacepina y con menor frecuencia de efectos adversos, la vigabatrina no es tan efectiva en convulsiones generalizadas. Este fármaco habitualmente es bien tolerado, sus efectos adversos principales son cefalea y somnolencia, también se han descrito casos de alteración visual, reacciones psiquiátricas e hiperactividad. La mayoría de efectos adversos son autolimitantes y presentan tolerancia con el uso continuado. Durante los primeros meses de tratamiento en algunos pacientes se observa incremento de peso. La vigabatrina debe utilizarse con precaución en pacientes con alteraciones psiquiátricas. Durante el tratamiento con este fármaco se recomiendan controles periódicos de la vista. No se han descrito interacciones con significancia clínica relevante, puede reducir las concentraciones plasmáticas de fenitoína (20-30%). La dosis inicial habitual en adultos es de 500 mg, 1 o 2 veces al día, con incrementos posteriores de 500 mg hasta obtener la repuesta adecuada. A dosis de 2-3 g/día, el 4-10% de los pacientes dejan el tratamiento por la aparición de efectos adversos.
Palabras claves:
  • INTERACCIONES
  • CARBAMACEPINA
  • DOSIS
  • PRECAUCIONES
  • FENITOINA
  • COMPARACION
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • EFICACIA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.