Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Mayo de 2000 (15)

Un estudio realizado en USA, con un seguimiento de 5 años encuentra que el 1-1,5% de niños de 2 a 4 años reciben medicamentos estimulantes, antidepresivos o antipsicóticos, observándose un incremento de la prevalencia de intervenciones neuropsicofarmacológicas en la última década. La prescripción de metilfenidato en Canadá se ha triplicado, en Usa, la prescripción de inhibidores selectivos de la serotonina, se ha multiplicado por 10 en niños menores de 5 años entre 1993 y 1997. En Francia, se ha realizado un estudio donde se encuentra que el 12% de los niños que inician la escuela reciben psicótropos, básicamente fenotiazidas y el 76% de ellos iniciaron el tratamiento a los 4 años de edad o antes. Es importante destacar que la mayoría de fármacos prescritos no están aprobados para su uso en niños, ya que no existen estudios que demuestren su eficacia en niños pequeños. Por ejemplo, el metilfenidato, uno de los fármacos más prescritos es estos niños, no se recomienda en menores de 6 años. Además, no se ha demostrado la validez y fiabilidad del diagnóstico del síndrome de déficit de atención e hiperactividad, alteraciones psicológicas y esquizofrenia en niños a tan temprana edad. Una encuesta realizada a 35 expertos en psicofarmacología pediátrica demuestra que estos especialistas prescriben muchos menos psicótropos en niños de 2-4 años, sólo tratan con estos fármacos los casos muy rebeldes y con riesgo de autolesiones. El riesgo del uso de psicofármacos en la primera infancia es elevado, ya que en esta fase se forman estructuras cerebrales y se adquieren procesos importantes que podrían verse interferidos por estos medicamentos.
Palabras claves:
  • PSICOTROPOS
  • ANTIDEPRESIVOS
  • PEDIATRIA
  • INFANCIA
  • METILFENIDATO
  • RIESGOS
  • FENOTIAZINAS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.