Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Mayo de 2000 (15)

Los estrógenos en la postmenopausia pueden reducir los síntomas de la menopausia, disminuir el riesgos de fracturas por osteoporosis, y probablemente la incidencia de patología coronaria. Sus efectos adversos incluyen trombosis venosa y cáncer de endometrio y mama. El incremento del riesgo de cáncer de mama se presenta durante el tratamiento o tratamientos recientes y está directamente relacionado con la duración del tratamiento. La adición de progestágenos disminuye el incremento de riesgo de cáncer de endometrio y la terapia combinada es el tratamiento estándar en mujeres con útero. El impacto sobre el riesgo de cáncer de mama de la combinación de estrógenos y progestágenos es controvertido. Existen estudios con pocas pacientes que demostraban que la asociación estrógenos- progestágenos reducían el riesgo de cáncer de mama. Sin embargo estudios más recientes con mayor número de casos no llegan a la misma conclusión. Un estudio con 46000 mujeres encuentra que la terapia combinada se asocia a un incremento de cáncer de mama superior al riesgo existente con estrógenos solos. Se confirma que el incremento de riesgo está limitado durante la terapia y al poco tiempo de haberla terminado. Las conclusiones a las que se llega tras una revisión del tema son: · Tanto el riesgo de cáncer como el beneficio en la prevención de patologías crónicas está determinado por la duración del tratamiento hormonal y disminuyen rápidamente al suspender el tratamiento. Por lo tanto, los tratamientos cortos (2 o 3 años), para los síntomas de la menopausia no influyen en el riesgo de cáncer. · Las mujeres sin útero deben evitar la combinación de estrógenos con progestágenos. · En las mujeres con útero intacto deben reevaluarse los riesgos y beneficios del uso prolongado de la terapia hormonal, en vista de las últimas aportaciones que sugieren un incremento del riesgo de cáncer de mama con terapia combinada. Parece que la reducción de fracturas y de accidentes coronarios no justifica el uso de hormonas, obteniendo buenos resultados con una dieta sana y adecuada, ejercicio, evitar el tabaco y otras medidas preventivas, o si fuera necesario aplicando otras alternativas terapéuticas como las estatinas y los bifosfonatos. Otras opciones adicionales podrían ser los moduladores de receptores estrogénicos como tamoxifeno y raloxifeno.
Palabras claves:
  • CANCER
  • RALOXIFENO
  • TAMOXIFENO
  • ESTROGENOS
  • BENEFICIOS
  • RIESGOS
  • PROGESTAGENOS
  • ALTERNATIVAS
  • ESTATINAS
  • BIFOSFONATOS
  • DIETA
  • EJERCICIO

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.