Sesión Bibliográfica. 01 de Junio de 2000 (16)

La rinitis alérgica afecta un grupo importante de población y muchas de las personas que la sufren se automedican con productos farmacéuticos que contienen antihistamínicos de primera generación (difenhidramina - BENADRYL-, fexofenadina - TELFAST-). Estos medicamentos poseen riesgos potenciales importantes por su efecto sedante que pueden alterar la realización del trabajo diario. En la universidad de Iowa se diseña un ensayo randomizado, controlado frente a placebo para conocer los efectos de los antihistamínicos sobre la conducción de vehículos y compararlos con los efectos del alcohol. Los participantes en el estudio son 40 personas (25-40 años) con rinitis alérgica. Una hora después de tomar una dosis de difenhidramina (50 mg), fexofenadina (60 mg), alcohol (concentración en sangre 0,1%) o placebo, se les realiza un test de conducción en un simulador. Los participantes demostraron mayor coherencia después de tomar alcohol o fexofenadina que difenhidramina. Conseguían seguir mejor una línea con fexofenadina que con alcohol y difenhidramina. La sensación de sedación y somnolencia expresada por cada individuo no predice la falta de coherencia y poco los resultados del test de conducción. Los resultados globales muestran que la fexofenacina afecta de manera similar al placebo en la conducción y sedación. La difenhidramina afecta más que el alcohol. Debe aconsejarse al paciente que la mayor o menor sensación de sedación no predice las alteraciones y por lo tanto no se debe conducir bajo los efectos de difenhidramina ni realizar trabajos complejos.
Palabras claves:
  • RIESGOS
  • SOMNOLENCIA
  • SEDACION
  • COMPARACION
  • CONSEJOS
  • CONDUCCION
  • REFLEJOS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.