Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Agosto de 2000 (17)

La amantadina y rimantadina, hasta hace poco los únicos antigripales existentes, son útiles en la prevención y tratamiento de la gripe, pero su uso se ve limitado por sus efectos adversos, el incremento de virus influenza A resistentes y su ineficacia frente a influenza B (cerca del 25% de los causantes de gripe en USA son por influenza B). La mayoría de los ensayos clínicos que evalúan el zanamivir demuestran su eficacia en el tratamiento de la gripe (A y B) disminuyendo la duración de los síntomas en una media de 2,5 días. El zanamivir posee buena tolerancia con mínimos efectos adversos a nivel gastrointestinal y respiratorio. El zanamivir está indicado en el tratamiento de la gripe en mayores de 12 años, a dosis de 2 inhalaciones cada 12 horas, durante 5 días. Para asegurar la correcta administración, la primera dosis debe realizarse bajo la supervisión de un profesional sanitario. No existen datos sobre la eficacia de zanamivir cuando se inicia el tratamiento pasadas 48 horas del inicio de los síntomas. La FDA no ha aprobado el uso de zanamivir en la profilaxis de la gripe, ya que se requieren más estudios. No existen ensayos comparativos que evalúen zanamivir con oseltamivir, amantadina o rimantadina. Las recomendaciones sobre vacunación de la gripe siguen vigentes.
Palabras claves:
  • RIMANTADINA
  • COMPARACION
  • RECOMENDACIONES
  • AMANTADINA
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • ADMINISTRACION
  • EFICACIA
  • OSELTAMIVIR

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.