Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Septiembre de 2000 (18)

La bulímia es una alteración en la conducta alimentaria. A estos trastornos de alimentación se les denomina síndrome. Para poder realizar un buen diagnóstico de la bulimia nerviosa se deben tener en cuenta una serie de criterios que a continuación se describen. Primero, presentar episodios repetidos de atracones de comida con una frecuencia de 2 veces por semana en los 3 últimos meses. Segundo, sentimiento de que no puede controlar la conducta alimentaria durante estos episodios. Tercero, presentar vómitos autoinducidos, usar laxantes o diuréticos o realizar ejercicio en exceso para perder peso y por último la preocupación excesiva e insistente sobre el peso y la forma del cuerpo. La etiopatogenia de la bulímia tiene diversos orígenes como serían los factores biológicos, la personalidad previa y los factores sociales. La bulímia aparece a una edad tardía, cualquier individuo puede sufrirlo sin necesidad de presentar obesidad o delgadez. Ocasionalmente presentan amenorrea e hiperactividad. El pronóstico es bueno si no presenta trastornos de la personalidad o se consumen tóxicos o hay una pérdida en el control de los impulsos. Existen riesgos psicológicos como sería la baja autoestima, insatisfacción con la imagen corporal, largo historial de planes de adelgazamiento o control del peso, sexualmente activos/as, de familias exigentes y emocionalmente fríos.
Palabras claves:
  • SINDROME
  • ETIOPATOGENIA
  • DIAGNÓSTICO
  • CRITERIOS
  • PRONÓSTICO

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.